Norteamérica y camioneta F-150 aumentan beneficios de Ford en el trimestre

Norteamérica y camioneta F-150 aumentan beneficios de Ford en el trimestre

Washington, 28 jul (EFEUSA).- Ford mejoró las expectativas de los analistas y reportó hoy unos beneficios netos de 1.886 millones de dólares en el segundo trimestre, un 43,4 % más que en el mismo periodo de 2014, gracias a Norteamérica y las ventas de la nueva versión de la camioneta F-150.

En los seis primeros meses de 2015, Ford ha tenido unos beneficios antes de impuestos de 2.811 millones de dólares, un 22 % de aumento con respecto al primer semestre de 2014.

Y el fabricante de automóviles anticipó que la segunda mitad del año será incluso mejor.

Así lo aseguró Bob Shanks, director financiero de Ford, durante una conferencia telefónica con analistas.

“Definitivamente creemos que la segunda mitad será mejor (…) que tenemos oportunidades en la segunda mitad y esperamos que las aprovecharemos”, afirmó.

En este sentido, Mark Fields, presidente de Ford, señaló que han logrado “un sobresaliente segundo trimestre, una gran primera mitad del 2015 y estamos seguros que la segunda mitad del año será incluso mejor”.

Ford señaló que durante el trimestre vendió 1.696.000 automóviles en todo el mundo, unos 35.000 más que en 2014, aunque sus ingresos se redujeron en 100 millones de dólares a 37.300 millones.

La confianza de los directivos de Ford sobre los resultados en el segundo trimestre del año se basa en las perspectivas para Norteamérica y Asia, principalmente China.

En Norteamérica, Ford tuvo unos beneficios antes de impuestos de 2.597 millones de dólares, un 6,4 % de aumento, mientras que en la región de Asia-Pacífico, los beneficios antes de impuestos se situaron en 192 millones de dólares, con un 20,7 % de aumento.

En Norteamérica, aunque Ford vendió 25.000 unidades menos del F-150 en el segundo trimestre, principalmente debido a los problemas de producción del nuevo modelo que hace un uso extensivo de aluminio, los precios de venta son superiores porque los modelos que quieren los consumidores están cargados con complementos.

Según algunos analistas del sector, el precio medio de venta de una camioneta F-150 es superior a los 44.000 dólares, el más alto de la categoría.

Este modelo, el automóvil de más ventas en Estados Unidos desde hace más de tres décadas, representa prácticamente el 90 % de los beneficios de Ford.

La otra clave de los buenos resultados de Ford en el segundo trimestre es que a pesar de la ralentización de la economía, y las ventas, en China, el fabricante consiguió terminar el trimestre con beneficios.

Shank y Fields atribuyeron el resultado a “la rápida actuación” del equipo directivo de Ford en China que ajustó la producción y redujo los costes para adaptarse a la nueva situación del mercado.

“Esta es la primera vez que nuestro equipo experimenta una ralentización económica en China. Pero tenemos allí gente con mucha experiencia de forma que hemos sabido como manejarlo”, afirmó Fields.

“Sabemos que en un mercado en declive los ingresos se reducen rápidamente y por eso hicimos un gran esfuerzo en el coste. Ese es uno de los elementos que impulsó nuestro rendimiento en el segundo trimestre a la vez que lanzamos cinco nuevos productos”, añadió.

Los buenos resultados en Norteamérica y Asia-Pacífico se vieron moderados por las pérdidas en el resto del mundo.

En Europa, donde Ford vendió 389.000 unidades y tuvo unos ingresos de 7.000 millones de dólares (1.000 millones menos que hace un año) las pérdidas ascendieron a 14 millones de dólares, la mitad que en el mismo trimestre de 2014.

Ford dijo que el descenso del 14 % en los ingresos es fruto de la fortaleza del dólar estadounidense y que el rendimiento operativo de sus operaciones en el continente europeo ha mejorado.

En Suramérica, las ventas de automóviles ascendieron a 98.000 unidades, 16.000 menos que hace un año, y los ingresos se redujeron en 600 millones de dólares hasta alcanzar los 1.500 millones.

El fabricante achacó el descenso del 29 % en ingresos a la pérdida de un 14 % de ventas y la debilidad de las divisas locales.

El resultado fueron unas pérdidas de 185 millones de dólares, 75 millones de dólares más que hace un año.

Y en Oriente Medio y África las pérdidas se redujeron de 69 millones de dólares en 2014 a 46 millones.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply