Colombiana Erika Diettes trae a Houston “SUDARIOS”: duelo, memoria y arte

Colombiana Erika Diettes trae a Houston “SUDARIOS”: duelo, memoria y arte

Houston (TX), 8 jul (EFEUSA).- La artista Erika Diettes expone la tragedia del conflicto colombiano en una muestra en el Museo de Bellas Artes de Houston (MFAH), en el que plasma en fotografías los rostros de veinte mujeres mientras narran sus testimonios al verse obligadas a presenciar la tortura y muerte de un familiar.

Las fotografías de la artista colombiana, que se muestran en una de las colecciones permanentes del museo, son una selección de su obra “Sudarios” (2011), en la que plasma el dolor de un grupo de mujeres víctimas del conflicto armado en Colombia, en concreto en Antioquia, que traen a la memoria sus trágicos recuerdos.

La artista visual colombiana, que también es magister en antropología, participa así en la muestra titulada “In Appreciation: Gifts in honor of Anne Wilkes Tucker”, que reúne más de 150 obras de diversos artistas, coleccionistas y galeristas.

Dichas obras fueron escogidas y conforman un tributo a la estadounidense Anne Wilkes Tucker con motivo de su retiro luego de 39 años de trabajo como curadora de fotografía del MFAH.

Este proyecto, que se presentó por primera vez en el Museo Iglesia Santa Clara en Bogotá en 2011, lo conforman fotografías en su mayoría tomadas en la región colombiana de Argelia (Antioquia).

“En Sudarios se trae a la memoria tu mayor amor dentro de la mayor tragedia posible, que es ver a ese ser querido torturado morir frente a tus ojos”, explicó Diettes en una entrevista con Efe.

A través de la obra completa, la autora explora el duelo originado por una muerte violenta, y permite que el espectador sea testigo de un momento de profundo dolor que ha quedado plasmado, como un último registro en aquellos sudarios cristianos.

Consciente de lo complejo que sería capturar la imagen precisa al entrar en ese “momento de intimidad” mientras las mujeres cuentan lo sucedido, Diettes acompaña junto con una terapeuta a cada mujer durante ese recorrido por los recuerdos hasta el momento traumático que tuvieron que sufrir, “donde el dolor se hace presente y se escapa a toda representación posible”.

La serie de imágenes de gran formato, impresas sobre tela de seda en blanco y negro, se ha exhibido en espacios culturales y templos católicos también fuera de Colombia, como el exterior en la Iglesia San José en Madrid y en otras iglesias de Brasil, Argentina, México, República Dominicana, Polonia, Australia y Estados Unidos.

A pesar de que se haya exhibido en diferentes lugares donde se es ajeno a la realidad del conflicto en Colombia, la autora reconoce que la obra ha logrado que las personas se conecten con su propio dolor a través del dolor de las mujeres.

Para Diettes, el duelo por la pérdida de un ser querido es el sentimiento más universal que existe, y es “traducible a diferentes contextos culturales, a diferentes contextos socio políticos”.

“Hay algo que yo creo que los sudarios logran por el formato, por la disposición en los templos, por el recorrido que le planteo al espectador y es que la gente se conecte con su propio dolor a través del dolor de ellas”, afirma Diettes.

En búsqueda de esa imagen en la que “no hay palabras y se agota el testimonio”, encuentra que sólo una mujer del grupo de veinte fue fotografiada con los ojos abiertos y la incluye dentro de la muestra como pieza clave, porque es la que revela “ese trauma de quedar con el alma vacía, de quedar muerto en vida”.

“Es esto lo que yo quería capturar, esa noción de ser muertos en vida”, afirmó.

En su anterior proyecto “Río Abajo” (2007-2008), Diettes ya retrató las prendas de víctimas de desaparición forzada en el oriente antioqueño.

“Algunas de las mujeres que estén en “Sudarios” también participaron en el proceso de “Río Abajo”, son mujeres que están cercanas de cierta forma a la obra”, y agrega “ellas tenían claro que su testimonio iba a tener eco a través de la obra”.

La artista considera que el deseo de “testimoniar” es lo que lleva a una persona a exponer ante una cámara “su vulnerabilidad máxima para que esto sea visto por la mayor cantidad de gente”.

“Ello significa traer al presente algo que ya pasó y no dejarlo pasar de cierta forma”, dice Diettes, que reconoce en estas mujeres una fortaleza impresionante.

“Colombia es un país en duelo, y yo creo que una de las formas posibles en las que podemos tratar de expresar ese duelo es a través del arte”, concluye.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply