El Smithsonian explora la gran proeza de ingeniería que fue el Camino Inca

El Smithsonian explora la gran proeza de ingeniería que fue el Camino Inca

Washington, 23 jun (EFEUSA).- La gran proeza de ingeniería que supuso el Camino Inca, una red vial de 24.000 millas y más de 500 años, protagoniza la primera exposición bilingüe del Museo Nacional del Indígena Americano de la Institución Smithsonian, en Washington.

El sistema vial inca, construido sin ruedas, herramientas de hierro o animales de tiro, representó una gesta que, como el Machu Picchu, ha sobrevivido a terremotos y lluvias torrenciales mejor que algunas construcciones más modernas.

“El gran Camino Inca, construyendo un imperio”, podrá verse gratis entre el 26 de junio de este año y el 1 de junio de 2018 en la capital del país para viajar después a las seis naciones que heredaron el sistema vial: Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina.

“Ese es nuestro compromiso, que sea una exposición itinerante”, dijo a Efe el comisario de la muestra, el peruano y quechua Ramiro Matos.

“Esta es la primera gran exhibición sobre el Camino Inca, ha habido muchísimas sobre cultura, tejidos o cerámica, pero esta es la primera dedicada al sistema vial”, explicó.

En la muestra, muy pedagógica como lo son todas las del Smithsonian, pueden verse 140 objetos de los fondos del museo, un mapa muy completo y actualizado de la vía, así como la primera maqueta virtual de la ciudad inca de Cuzco.

Partiendo de Cuzco, la capital del Imperio Inca, el Camino (“Qhapaq Ñan”, en quechua) permitía recorrer las cuatro regiones (“suyu”) del territorio (“Tahuantinsuyo”) y todavía hoy, más de cinco siglos después, unas 500 comunidades quechuas y aimaras siguen usando un 12 por ciento de este sistema vial.

El Qhapaq Ñan, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2014, fue la construcción de mayor envergadura de América en tiempos del apogeo inca y herramienta clave para la rápida expansión del imperio.

“Los incas no lo hicieron todo, 1.000 años antes de Cristo los chavín ya estaban construyendo sus caminos para unir unos templos con otros. Los incas recogieron, con mucho talento, la experiencia de estos pueblos anteriores”, comentó Matos.

El Camino Inca pasa a través de altitudes de más de 4.876 metros sobre el nivel del mar y recorre llanuras, selvas, desiertos, valles y montañas.

“Es fundamental entender el manejo del agua que tenían los incas, eran unos genios en esto, lograron el milagro de que grandes construcciones como el Machu Picchu hayan sobrevivido a lluvias torrenciales gracias a esos sistemas”, indicó a Efe el segundo comisario de la exposición, el cubano y taíno José Barreiro.

“Muchas veces las presentaciones que se han hecho sobre los incas destacan lo macabro, un lado que todas las civilizaciones tienen. Nosotros nos concentramos en la gran proeza de ingeniería que lograron con los escasos recursos del momento”, añadió.

Caminando unos 32 kilómetros al día llevaría más de 3 años recorrer toda la extensa red de caminos que componen el Qhapaq Ñan.

Los trabajos de esta exposición comenzaron en 2008, en plena crisis económica mundial, por lo que todos los objetos expuestos pertenecen a la colección del museo, que tiene un total de 800.000 piezas.

De esos fondos, unos 200.000 objetos son latinoamericanos y 400 pertenecen al periodo inca, bajo la doctrina de “repatriar” todas las piezas que tengan un especial significado para el país de origen.

Se espera que visiten la muestra 5,2 millones de personas en los tres años que estará expuesta en Washington, con una media de 1,6 millones de entradas anuales.

El Museo Nacional del Indígena Americano abrió sus puertas en 2004 después de una preparación de 15 años y bajo un gran impulso de organizaciones indígenas de todo América, puesto que la visión del centro es continental.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply