Fonseca se compromete con las iniciativas sociales de Latinoamérica y Caribe

Fonseca se compromete con las iniciativas sociales de Latinoamérica y Caribe

Washington, 10 nov (EFEUSA).- Miles de personas anónimas luchan a diario por hacer de Latinoamérica y el Caribe un lugar mejor para los niños y, la fundación Alas, junto con el Banco Interamericano de Desarrollo, reconocen el mérito con los premios Alas-BID que hoy entregaron en Washington artistas como el músico colombiano Fonseca.

«Son gente anónima que dedica su vida a cambiar la vida de los niños de lugares muy difíciles. Nadie les conoce y aún así siguen trabajando en ello…Qué bueno que hay premios como los Alas-BID para sacarlos a flote, que se sepa que existan y que la gente les apoye», explicó a Efe Fonseca.

El cantante colombiano es el nuevo embajador del mensaje de la Fundación Alas, una petición de Shakira que le «emocionó mucho» y que ha comenzado a ejercer con la entrega de estos premios «tan inspiradores».

Estos premios son una «vitrina», en palabras de Fonseca, de grandes iniciativas, como la de la escritora mexicana Elisa Guerra, premio a Alas-BID a la Mejor Docente.

Su historia comienza cuando no logró encontrar el colegio que había imaginado para sus hijos, y asumió el reto de montar su propia escuela, lo que a día de hoy es una red de hasta seis centros educativos del Colegio Valle de Filadelfia.

Los premios han tenido nombre de mujer también en las categorías de Mejor Publicación y Mejor Innovación.

«El Libro Negro de los Colores», de Menena Cottin, venezolana, describe el sabor y el tacto de los colores para los niños ciegos de todo el mundo, ya que el cuento se ha traducido, en braille, a más de 14 idiomas.

La iniciativa más innovadora fue la de Fundación Canguro de Bogotá, la ciudad natal de Fonseca, que se centra en revertir los efectos negativos de los nacimientos prematuros en lugares donde no hay incubadoras.

«Siempre he buscado proyectos con los que me identifique para apoyarlos y ser parte de ellos», en especial para «difundirlo, dar visibilidad», así como «recoger fondos», señaló Fonseca, consciente de que, por ser famoso, logra concienciar a un amplio espectro de la sociedad.

«Para mí lo más importante es sentirme útil. Me siento muy afortunado de poder llegar a mucha gente con mi música… qué bueno es poder usar los canales de comunicación al alcance para devolver tanto que me ha dado la vida», enfatizó.

Por lo que respecta al Mejor Centro, también se ha quedado en Colombia, con la Fundación Golondrinas de Medellín, que promueve la cooperación desde muy temprana edad en comunidades afligidas por el conflicto colombiano, en un intento de demostrar que los niños juegan juntos sin importar sus orígenes.

La inspiración que Fonseca saca de experiencias como esta se plasma directamente en su música, con canciones como «Puede ser», de su último disco, en la que, si atendemos a la letra, escucharemos: «el perdón no es olvido, es saber avanzar».

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply