Hispano de origen mexicano combina su labor en Disney con oficio de dibujante

Hispano de origen mexicano combina su labor en Disney con oficio de dibujante

Los Ángeles, 8 nov (EFEUSA).- El dibujante de origen mexicano Antonio Pelayo ha colocado su nombre en los créditos de largometrajes de animación como "Frozen" (2013) o "Winnie the Pooh" (2011), peldaños en una trayectoria que logró un espaldarazo cuando se convirtió en jefe del equipo de efectos especiales de Disney.

Pelayo lleva más de dos décadas trabajando en esta empresa fundacional de la animación, una labor que compagina con su pasión por los dibujos a lápiz y que le han valido que su obra se exponga en varías galerías y museos de California.

Según explica, su trabajo paralelo se inspira en su historia personal y rescata episodios de la vida de sus padres, que emigraron de Jalisco (México) a Estados Unidos en la década de 1960.

«Es una serie personal que trata de mi familia, pero es un tema con el que la mayor parte de las personas se pueden identificar porque, en algún momento, todos migramos de otros países a Estados Unidos», señaló a Efe.

Pelayo nació en la localidad californiana de Glendale y se unió a las filas de Disney en el año 1993, poco después de graduarse de la secundaria.

«Fui a una agencia de trabajo y me consiguieron varios empleos temporales. El tercero fue un trabajo en Disney de cinco días», relata el artista, quien por esos años se incorporó después al nuevo departamento de «entintado de dibujos».

«Fui a hablar con el patrón, al día siguiente me hicieron un test de dibujo de varios Mickey Mouse y fui el primero en ser contratado», recordó.

Pese a carecer de formación artística específica, el hispano pasó tiempo después a otro departamento de entintado donde ha permanecido hasta la fecha.

«En la actualidad soy el único entintador que hay en la compañía. Soy además el único latino y no creo que se vaya a ampliar este departamento», pronosticó el dibujante, quien desde 1998 compagina esta labor con las correspondientes a su cargo como jefe del departamento de efectos especiales.

De cara al futuro, Pelayo adelantó que va a seguir ampliando la serie de dibujos inspirada en su familia, a través de la que pretende dar voz a los sentimientos de «soledad, desamparo y vulnerabilidad que vive toda la población inmigrante».

El artista continuará también con las sesiones de El Velorio, las jornadas culturales que conjugan artes escénicas y pintura que organiza varias veces al año, la última de ellas celebrada ayer, con la participación de más de un centenar artistas de Los Ángeles y alrededores.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply