Sin pistas de la peregrina estadounidense desaparecida en España desde abril

Sin pistas de la peregrina estadounidense desaparecida en España desde abril

León (España), 5 jun (EFE).- La Policía española carece de pistas acerca del paradero de la peregrina estadounidense Denise Pikka Thiem, de 41 años y origen asiático, desde que el pasado 5 de abril se perdió su rastro cuando realizaba sola el Camino de Santiago a su paso por la provincia de León (noroeste).

Ese día envió un correo electrónico a una amiga en el que saludaba “desde Astorga” donde anunciaba su intención de seguir su ruta y esta fue la última noticia que se tuvo de ella.

Desde entonces se ignora su paradero y tampoco se ha registrado actividad alguna en sus cuentas bancarias ni en las redes sociales, en las que se mostraba muy activa.

Preocupado por la falta de noticias, su hermano, Cedric Thiem, denunció la desaparición e incluso viajó a España para participar personalmente en las labores de búsqueda.

Cedric llegó a León el 20 de abril y regresó a Estados Unidos el pasado 10 de mayo, aunque mantiene el contacto desde su casa de Arizona con las autoridades españolas para estar en todo momento informado de la marcha de las investigaciones, que, de momento, siguen estancadas, según reconocen fuentes oficiales españolas.

En principio, los investigadores consideraron un accidente como la hipótesis más probable de la desaparición de la peregrina, aunque esta vía pierde fuerza con el paso del tiempo, dado, además, que la zona en la que se perdió su pista es muy llana y no presenta excesivas dificultades para su tránsito.

Transcurridos dos meses desde la desaparición, los investigadores no descartan ninguna hipótesis y admiten cierto desconcierto por la falta de pistas.

La ultima persona que la vio fue un peregrino italiano, Giorgio Candoni, ya que ambos pernoctaron en el mismo lugar, el Albergue San Javier, y al día siguiente fueron vistos por una pareja de peregrinas alemanas que mantuvieron una conversación con ambos en una terraza cercana a la catedral de Astorga.

Este peregrino fue interrogado por la Policía y colaboró en todo momento con los investigadores, aunque su testimonio no aportó nuevas pistas.

La desaparecida, de rasgos indo-asiáticos, mide 1,60 metros, tiene 41 años, entre 50 y 53 kilos de peso y cabello largo, liso y negro y apenas habla español.

Mantenía contacto periódico con su hermano a través de Skype, pero la última vez que hablaron fue el 1 de abril.

La Policía reitera su petición de colaboración ciudadana y ha puesto a disposición los teléfonos 091 y 987 616 091 por si alguien puede ofrecer alguna pista sobre su paradero.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply