Zule Guerra: “el pueblo cubano esta ávido de nuevas expresiones artísticas”

Zule Guerra: “el pueblo cubano esta ávido de nuevas expresiones artísticas”

Miami, 23 nov (EFEUSA).- La cantante Zule Guerra y el pianista Alberto Lezcay, representantes del "NuJazz" en Cuba, expresaron hoy su confianza en que el deshielo diplomático con Estados Unidos beneficie a las corrientes culturales en la isla, pues el pueblo cubano está "ávido de nuevas expresiones artísticas".

En una entrevista con EFE en Miami, Guerra y Lezcay afirmaron que “la vinculación cultural entre Estados Unidos y Cuba siempre ha existido, no es algo nuevo”, y subrayaron que “las manifestaciones artísticas se filtran de manera natural, sin tener en cuenta cuestiones políticas”.

A su juicio en estos últimos meses “quizá se esté produciendo una mayor interacción gracias a los esfuerzos de acercamiento y a la normalización de las relaciones entre ambos países”.

“Sin duda ello es muy beneficioso para Cuba, pero también lo es para el resto del mundo”, opinó Alberto Lezcay, quien finalizó sus estudios de música en 1998 en la Escuela Nacional de Arte (ENA), en La Habana.

Ambos músicos son dos de los principales referentes del “Nujazz” cubano, en el que se mezclan el jaz y otros estilos como la música electrónica, el soul o el funk.

La joven vocalista Zule Guerra, que ha compartido escenario con grandes exponentes del jazz como Bobby Carcassés, Yasek Manzano, César López y La Jazz Band, hizo hincapié en las posibilidades culturales que se abren tras el “deshielo” diplomático.

Recuerda, por ejemplo, que la banda vocal estadounidense Take 6 ofreció recientemente un concierto en el teatro Carlos Marx de La Habana “y fue un hito musical”.

“Es importante que los grandes grupos puedan viajar con facilidad a Cuba para mostrar nuevas corrientes porque nos favorece muchísimo. Y esperamos que este flujo se realice de manera más natural”, indicó Guerra.

Desde que el pasado 14 de agosto se abriera las embajada de Estados Unidos en La Habana, Guerra percibe que “la gente está más esperanza”. “El acercamiento debe beneficiar a la gente simple, este proceso se hace por ellos”, explicó.

La compositora cubana recalcó la importancia que tuvo la visita del papa Francisco a Cuba en septiembre de este año, pues “influyó positivamente para limar asperezas que ya no tienen ningún sentido”.

Según explicó, en este momento resulta “fundamental reforzar la amistad, la paz y la tranquilidad. Hay muchas familias divididas a ambos lados del continente”.

El proceso de normalización de relaciones diplomáticas iniciado por Raúl Castro y Barack Obama iniciado hace menos de un año ha creado grandes expectativas en los ámbitos culturales de la isla.

“El pueblo cubano está ávido de nuevas expresiones artísticas. Pertenecemos a una nueva generación que está expuesta constantemente a información procedente de todo el mundo. Somos un pueblo muy permeable”, indicó la joven compositora.

Lezcay, del mismo modo, reforzó esa idea afirmando que “el cubano acepta con naturalidad la fusión gracias su pasado histórico”.

“Cuba es un país de mestizaje y sincretismo”, aseguró.

La vocalista, que en junio de este año obtuvo el Premio de Oro en el Festival Internacional de las Artes Báltic Stage, destacó la riqueza del panorama musical cubano actual.

“Se puede encontrar desde la típica salsa, que tanto se codicia, como las mezclas más exquisitas. El jazz es un proceso de creación continua. Las fusiones que tanto promovió el maestro Chucho Valdés están dando un nuevo giro y ahí es donde entramos nosotros como proyectos independientes”, explicó.

La música de Zule Guerra intercala el jazz con el bolero, la música criolla, la guajira y la canción afrocubana que interpretaba el maestro Bola de Nieve.

La vocalista ha paseado sus canciones por los principales clubes de la isla, como la Mota del cuervo, la Fábrica de Arte o el Café Miramar.

Y el popular sello discográfico Colibrí recoge lo mejor de la expresión artística de esta nueva generación en el disco “El espíritu del joven jazz cubano”.

Además de con la historia Zule Guerra ha tenido que lidiar con el hecho de ser mujer.

“En Cuba el jazz todavía sigue viéndose como un arte propio de hombres. Las mujeres casi siempre son sólo cantantes. Esto sucede en todo el mundo, pero en Cuba se da la circunstancia de que el canto ha quedado marginado a meras invitaciones de grupos masculinos para que una mujer incluya una canción en el repertorio. Desde María Caridad Valdés, la hermana de Chucho, no encontrábamos a mujeres que se atrevieran a improvisar”, explicó.

En el caso del trompetista, su éxito reside en la integración de la tímbrica africana con la música electrónica y futurista.

Lezcay, que ha actuado en escenarios de México, Francia y Corea del Sur, considera que “pasado y futuro pueden caminar juntos”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply