Nuevas tecnologías dejan sin trabajo a inmigrantes de Iowa

Nuevas tecnologías dejan sin trabajo a inmigrantes de Iowa

Denver (CO), 6 nov (EFEUSA).- El equipamiento con nueva tecnología de frigoríficos en Iowa y Nebraska está dejando sin empleo a cientos de inmigrantes hispanos que llegaron a la zona en las últimas décadas atraídos por trabajos en esos establecimientos.

La modernización es necesaria debido a que muchos de esos frigoríficos fueron construidos en la primera mitad del siglo pasado y algunos de ellos operan desde hace más de 75 años, por lo cual ya son «funcionalmente obsoletos», explicó a Efe Bruce Berger, director de Planificación Comunitaria y Desarrollo económico de la ciudad de Davenport, Iowa.

Esa ciudad, a unos 270 kilómetros al este de Des Moines, la capital estatal, cuenta con 102.000 habitantes, de los cuales el 7,3 por ciento son hispanos, según datos del Buró del Censo.

Centenares de esos latinos trabajan en el frigorífico Kraft Heinz (antes Oscar Meyer). Pero esta semana la empresa anunció que trasladará sus operaciones del sitio actual (construido en 1946) a un nuevo edificio con un costo de 200 millones de dólares en el que, por las nuevas tecnologías, se necesitarán hasta 900 trabajadores menos que en la actualidad.

Eso significa que poco más de dos de cada tres de los 1400 trabajadores actuales, muchos de ellos inmigrantes hispanos, perderán sus empleos.

Esta misma situación se repetirá en frigoríficos en California, Maryland, Nueva York, Pensilvania, Wisconsin, y la provincia canadiense de Ontario.

En total, se anticipa que hasta 2600 trabajadores de Kraft Heinz y cientos de empleados jerárquicos perderán sus puestos de trabajo debido al proceso de modernización, que le permitirá a esta empresa ahorrar unos 1.500 millones de dólares en costos operativos al año.

«La transición tendrá lugar durante los próximos dos años, por lo que nuestro equipo (en Davenport) se esforzará para ayudar a que los trabajadores desplazados encuentren otras oportunidades disponibles», explicó Berger.

«Tenemos una historia de trabajar con la comunidad y por eso colaboraremos con el programa de capacitación laboral del Colegio Comunitario del Este de Iowa, que se ha comprometido a destinar 720.000 dólares para reentrenar a los empleados de Kraft Heinz», agregó.

Berger no proveyó información sobre alguna iniciativa enfocada específicamente en trabajadores hispanos, pero indicó que la Cámara de Comercio de Davenport «ya está trabajando con los empleadores locales que tienen vacantes o que anticipan tenerlas para empleos similares a los de Kraft Heinz».

Algunos de esos trabajadores quizá deban desplazarse hasta Sioux City, en el oeste del estado, donde Seabord Foods y Triumph Foods están construyendo de manera conjunta dos nuevas plantas procesadoras de carne porcina que, cuando abran en 2017, emplearán a 1100 personas.

Como en el caso de Davenport, los frigoríficos en Sioux City usarán tecnología de avanzada tanto para aumentar la eficiencia en el uso de energía, mitigar los olores propios de la matanza y procesamiento de animales como para acelerar y facilitar ese procesamiento. Por ese motivo, a pesar de que contratarán a nuevos empleados, el número será inferior al que antes se hubiese necesitado.

«Entendemos y simpatizamos con los empleados y sus familias que se verán afectados por la reestructuración de la compañía (Kraft Heinz) y por la reducción de personal en su planta», comentó Berger.

«Los trabajadores son importantes para la comunidad y nuestro compromiso es ayudarlos en esta transición», agregó.

La Junta de Iowa de Desarrollo Económico destinará 4,75 millones de dólares en incentivos para la nueva fábrica que Kraft Heinz construirá en Davenport.

A la vez, las autoridades municipales de Davenport aprobaron preliminarmente este miércoles otros 10 millones de dólares en incentivos para el mismo proyecto y la cifra podría eventualmente llegar a los 16 millones para evitar la pérdida del mayor empleador de la región y mitigar los efectos del cambio del viejo frigorífico. Según datos del censo, de 1990 a 2005, unas 200 familias de inmigrantes latinos llegaban cada año a zonas rurales de Iowa y a otros estados para trabajar en empacadoras de carne.

La tendencia cambió luego de las masivas redadas en diciembre de 2006 en los frigoríficos Swift en Iowa, Colorado y Utah y en mayo de 2008 en el frigorífico Agriprocessors en Postville, Iowa.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply