Obama advierte en Miami sobre los daños del cambio climático

Obama advierte en Miami sobre los daños del cambio climático

El presidente Barack Obama habla sobre el Día de la Tierra durante su visita al Parque Nacional Everglades el miércoles 22 de abril de 2015. Obama visitó los Everglades en el Día de la Tierra para hablar de cómo el cambio climático amenaza la economía de Estados Unidos. Dice que el creciente nivel de los mares pone en riesgo "la maquinaria económica del sector turístico en el sur de Florida".

El presidente Barack Obama observó el miércoles los altos pastizales en los Everglades de la Florida, y declaró que esos extensos pantanos ilustran los peligros que representa el cambio climático.

“Esto es un problema ahora”, dijo.

Obama visitó el conocido pantanal del sur de la Florida para advertir del daño que un planeta en calentamiento ya está infligiendo en los tesoros naturales del país, y para atacar a sus oponentes políticos que, según él, están haciendo muy poco al respecto.

“Ya no se puede negar el cambio climático”, comentó. “No se puede eliminarlo con una edición, no se le puede omitir de una conversación, y ya no podemos demorarnos en actuar”.

Las declaraciones de Obama fueron una referencia poco sutil a las acusaciones de algunos ex empleados estatales de Florida de que la administración del gobernador Rick Scott había prohibido el uso de términos como “cambio climático” y “calentamiento global”.

Scott ha negado tener tal política, y el martes acusó a Obama de recortar millones a su presupuesto para reparar un viejo dique alrededor del mayor lago de agua dulce del estado, el Lago Okechobee.

Obama, con vestimenta casual en camiseta azul y anteojos de sol, hizo un recorrido por el Sendero Anhinga en el Parque Nacional Everglades, donde una serie de senderos de madera lo llevaron a través de la densa vegetación y sobre los pantanos. Un guardabosques le explicó la historia de la zona al presidente, mientras los caimanes se deslizaban en las aguas cercanas y pequeñas parvadas de grandes aves se sumergían una y otra vez en las verdosas aguas del pantano.

En Florida, el creciente nivel de los mares le ha permitido al agua salada adentrarse en territorio continental, lo que amenaza el agua potable para 1 de cada 3 residentes del estado, además de poner en riesgo el enorme número de especies nativas y vegetación exclusiva de los Everglades.

“Si no actuamos, tal vez los Everglades dejen de existir como los conocemos”, afirmó el mandatario.

Obama admitió que el pasado invierno fue muy crudo en muchas partes de Estados Unidos, incluida la capital del país.

“Pero alrededor del mundo, en general, fue el invierno más cálido de la historia. Este no es un problema para la siguiente generación, ya no”, agregó.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply