Denuncian en protesta condiciones de indocumentados detenidos en Chicago

Denuncian en protesta condiciones de indocumentados detenidos en Chicago

Chicago (IL), 8 jul (EFEUSA).- Indocumentados y activistas proinmigrantes denunciaron hoy en una manifestación las condiciones de detención de los inmigrantes en centros carcelarios del área de Chicago que son regidos por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos.

“Aún en las mejores condiciones, estas personas experimentan aislamiento, depresión y traumas”, afirmó Rosi Carrasco, del grupo Comunidades Organizadas en Contra de las Deportaciones (OCAD), en una protesta realizada frente a las oficinas de Inmigración.

Algunos testimonios de personas que vivieron la experiencia señalaron maltratos psicológicos, mala alimentación y falta de cuidados médicos en esos centros.

Genoveva Ramírez, que estuvo recluida dos semanas, dijo que las condiciones fueron “deplorables” y sin privacidad “ni siquiera para ir al baño”.

Según afirmó, le negaron los medicamentos que necesitaba para sus problemas de presión arterial alta y fue necesaria la intervención de su médico personal para que fuera atendida.

Felipe Diosdado, que estuvo detenido 30 días, se quejó de los uniformes “agujereados y sucios” que reciben los confinados, de los 20 dólares que deben pagar por una llamada telefónica de 15 minutos, y del dólar diario que les pagan por su trabajo.

“Para comprar una hamburguesa se necesita trabajar dos semanas en la cárcel, o dos días por un refresco”, afirmó.

“Nos tratan como mercancía”, declaró Aníbal Fuentes, quien estuvo detenido una semana y vivió “aterrorizado” por los relatos de otros indocumentados que decían haber cumplido un año en el centro, a la espera de la deportación.

Según los activistas, el Gobierno gasta millones de dólares para mantener detenidas a personas “que no son una amenaza a la seguridad pública”, y los únicos beneficiarios serían las corporaciones privadas que administran los centros de detención, que cobrarían hasta 150 dólares diarios por persona.

Entre los centros denunciados figuran la cárcel del condado McHenry, en Woodstock; el Centro de Detención TriCounty. ambos en Illinois, y las cárceles de los condados Dodge y Kenosha, en el estado vecino de Wisconsin.

Se estima que ICE trabaja en el Medio Oeste con 26 establecimientos carcelarios que alojan diariamente un promedio de 200 indocumentados a la espera de ser deportados.

OCAD señaló en un comunicado que mientras se disputan en la corte las medidas de alivio migratorio del presidente Barack Obama, que beneficiarían a unos cinco millones de indocumentados, “la maquinaria de la deportación” no se ha detenido y “continúa criminalizando y persiguiendo” a los indocumentados.

“Como no hay posibilidad de reformar los centros de detención, la mejor solución sería cerrarlos”, agregó.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply