Indocumentado abandona su lucha por un trasplante y decide regresar a México

Indocumentado abandona su lucha por un trasplante y decide regresar a México

Chicago (IL), 11 jun (EFEUSA).- El indocumentado de origen mexicano Lorenzo Arroyo, cuyo caso estuvo en el centro de la lucha por los trasplantes a los indocumentados en Chicago durante cuatro años, decidió regresar a su país al no conseguir un nuevo hígado que le permita salvar su vida, confirmó hoy en una entrevista con Efe.

Sus dos hermanos mayores, Francisco y Elfego, recibieron trasplantes en hospitales de esta ciudad, y consiguieron sobrevivir un par de años cada uno, pero finalmente sucumbieron a la amiloidosis que heredaron de su madre, también fallecida.

Según explicó Lorenzo en una conversación telefónica, todavía se encuentra en lista de espera para recibir un trasplante, pero su salud se ha deteriorado de tal manera que ya no puede aguardar más por un nuevo hígado.

“Ya no hay nada más que hacer, la enfermedad ha avanzado al estómago y al corazón”, declaró.

Lorenzo, que llegó a Chicago hace diez años procedente de Teloloapán, en el estado mexicano de Guerrero, regresará el próximo día 19 a su tierra, donde lo esperan una hermana y amigos.

Francisco, el único de los hermanos Arroyo con documentos en regla, fue atendido y trasplantado en 2011 en Chicago por los canales normales, pero no pudo sobrevivir más de dos años.

Elfego y Lorenzo integraron una extensa lista de necesitados de trasplantes que no eran atendidos por ser indocumentados y carecer de seguro médico.

Sus casos fueron defendidos por el pastor José Landaverde, quien realizó marchas, huelgas de hambre y acciones de desobediencia civil para llamar la atención de las autoridades hacia los indocumentados necesitados de atención médica.

De esa forma consiguió que Elfego fuera trasplantado en el hospital Rush, aunque murió dos años después, y que Lorenzo ingresara a la lista de espera del Centro Médico de la Universidad de Illinois en Chicago.

“Lamentablemente, su cuerpo ya no soportaría un trasplante de hígado”, dijo Landaverde a Efe y por esa razón decidió acompañarlo en el viaje de regreso, para que “siga luchando por su vida” en México, señaló.

En Illinois, una ley aprobada por la Asamblea Legislativa en octubre del año pasado permite que los gastos de trasplantes de riñón de cualquier paciente que viva en el estado, sin importar su estatus migratorio, sean cubiertos por el Medicaid.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply