La mayor ciudad brasileña se transforma en un “Davos” para mil mujeres

La mayor ciudad brasileña se transforma en un “Davos” para mil mujeres

Sao Paulo, 14 may (EFE).- Proceden de diversos países y poseen diversas culturas, idiomas, edades y creencias, pero las mil participantes de la Global Summit of Women tienen algo en común: todas son mujeres y dirigentes.

Conocida como el “Davos de las mujeres”, la Cumbre reúne desde hoy en Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, a 30 ministras, 45 directoras ejecutivas y centenas de directivas de empresas de cuatro continentes que miran hacia la cumbre de la pirámide laboral, donde los puestos de mando los ocupan por lo general hombres.

“Nuestra meta no es sólo ser la base de la economía. Es ser líderes”, subrayó la presidenta de la Global Summit of Women, la filipina Irene Natividad, en la apertura de la Cumbre, que desde hace un cuarto de siglo organiza encuentros en todo el mundo.

Al igual que en el Foro de Davos, políticas de primer nivel, directivas de empresas y emprendedoras discuten algunas de las preocupaciones mundiales e intercambian experiencias para mejorar la dirección de las compañías y de la economía.

Pero a diferencia del Foro suizo, el Global Summit of Women desliza sobre la agenda un debate que preocupa sobre todo a las mujeres: ¿son necesarias las cuotas dentro de los consejos de administración? ¿es posible establecer una verdadera conciliación entre la familia y el trabajo?

Y es que pesar del aumento de la presencia femenina y la reducción de la brecha de desigualdad, las mujeres aún son minoría en la primera línea de la política y la economía, una situación que, según la ministra brasileña de la Secretaría de Políticas para la Mujer, Eleonora Menicucci, es el resultado de una “sociedad patriarcal y machista”.

“Necesitamos romper esa cultura para que las mujeres puedan tener protagonismo”, dijo la ministra, quien consideró “lamentable” que tan sólo haya un 10,2 % de parlamentarias en Brasil.

El argumento es compartido por la presidenta de Conciliación Local y Arbitraje de la Ciudad de México, Darlene Rojas, quien llegó al encuentro para inspirarse en ideas “exitosas” en otros países e incorporarlas al programa de la capital mexicana.

“A pesar de que se han adoptado políticas públicas para disminuir la brecha de desigualdad las mujeres en puestos de alta dirección continúan siendo muy pocas”, dijo Rojas.

Además de la representación política, el foro también cuenta con empresarias y directivas procedentes de cerca de 60 países que buscan un espacio para intercambiar ideas.

Entre ellas figura una delegación española compuesta por 35 mujeres pertenecientes a diferentes sectores de la economía y que, a diferencias de otros congresos, ven en la Global Summit of Women “la oportunidad de hablar”.

“Es una Cumbre de mujeres, pero las experiencias obtenidas no sólo nos van a beneficiar a nosotras si no que van a beneficiar a toda la empresa”, señaló Gloria Lorenzo, una de las principales directivas de Oracle, uno de los mayores fabricantes de software del mundo.

Lorenzo, al igual que otras compañeras de la delegación española, considera que la crisis económica en Europa ha obligado a los Gobiernos a echar atrás algunas políticas públicas centradas en el papel de la mujer.

Un retroceso, según algunas de las participantes. Y es que, como subrayó la presidenta del Global Summit of Women: “el mundo necesita la innovación y creación de la mujer para mejorar el crecimiento económico”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply