Lingüista David Shook rescata los poemas de las lenguas indígenas mexicanas

Lingüista David Shook rescata los poemas de las lenguas indígenas mexicanas

Los Ángeles (EE.UU.), 4 jul (EFE).- El lingüista estadounidense David Shook se ha convertido en una autoridad en lenguas indígenas mexicanas, tanto que este verano publicará dos libros de poemas que tradujo del náhuatl, zoque y zapoteco al español e inglés.

“Para traducir, es muy importante conocer la historia del pueblo, sus costumbres y conocer el carácter del idioma oral, no sólo el escrito”, explicó hoy a Efe Shook, de 28 años.

“Como un nuevo sol: Nueva poesía indígena mexicana”, editado junto con el autor mexicano Víctor Terán, y “Nuestras lenguas obsidianas” rescatan lenguas y dialectos como el náhuatl, zoque y zapoteco, que siguen vivos y forman parte de la vida diaria de diversas comunidades mexicanas.

Shook explicó que el primero incluye poemas de los mexicanos Juan Hernández Ramírez y Juan Gregorio Regino y que se trata de un trabajo conjunto en el que él traduce y edita, algunas veces con la ayuda de los poetas.

Nacido en Texas, sus padres se trasladaron a México cuando él era pequeño, donde el contacto con las comunidades locales de Ciudad de México y Cancún le fascinó, despertándole el interés por acercarse y comunicarse con sus habitantes.

Explicó que en ambas ciudades se habla el maya y muchos dialectos indígenas y que de pequeño le gustaba ir a las plazas y escuchar a los habitantes “pronunciar palabras que no entendía”.

En tierras mexicanas se plantaron las semillas de una carrera que se concretó al iniciar sus estudios superiores de Lingüística en la Universidad de Oklahoma, una elección que tuvo sus razones.

“En Oklahoma todavía se hablan 35 de los idiomas originales de Estados Unidos, el kiowa, por ejemplo, es un idioma indígena que tiene unos 4.000 hablantes en Oklahoma”, explicó el lingüista.

Fue allí donde Shook se incorporó a un equipo de académicos cuyos esfuerzos se centran en la conservación de los idiomas indígenas locales.

Motivado por esta experiencia, el traductor hizo las maletas en 2007 y se mudó a un pequeño pueblo del centro de México donde se sumergió en la cultura local y se hospedó con una familia indígena.

“Viví con una familia que sólo hablaba el náhuatl, así que tuve que aprenderlo porque si no lo hablaba, no comía”, aseguró Shook entre risas, al aclarar que ya lo habla.

Shook, que también es cónsul honorífico de la africana República de Burundi, ha traducido multitud de obras al español y al inglés de lenguas africanas como el swahili, o asiáticas como el chakma de Bangladés.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply