Obreros de construcción en Denver se movilizan a favor de sus derechos

Obreros de construcción en Denver se movilizan a favor de sus derechos

Denver (CO), 9 jun (EFEUSA).- Decenas de constructores, pintores y carpinteros hispanos iniciaron hoy en Denver la campaña "Construyendo justicia", pidiendo que las grandes empresas constructoras a cargo de docenas de proyectos en la capital de Colorado respeten sus derechos y mejoren las condiciones de trabajo y de capacitación.

Debido a la actual bonanza económica en Colorado, en Denver se están construyendo numerosos edificios, hospitales, escuelas, oficinas y viviendas como el edificio de apartamentos de 40 pisos que comenzó hoy su construcción en pleno centro de la ciudad con una inversión de 300 millones de dólares.

Pero tanta construcción y oportunidades no necesariamente benefician a los obreros hispanos y, en muchos casos, sucede precisamente lo contrario, según Carlos Guerrero, un inmigrante mexicano que desde hace 15 años trabaja como pintor profesional.

“He trabajado en varias compañías en la zona de Denver y he visto como tratan a los hispanos. Las constructoras nos dan bajos salarios, insuficientes para mantener a nuestras familias”, denunció Guerrero.

“He sufrido despidos sin explicaciones y robo de pagos. Los abusos suceden porque quienes contratan a las empresas constructoras permiten que sucedan. Necesitamos empresas serias que se hagan responsables de ser justas con los obreros”, aseveró.

Guerrero es uno de los casi 40.000 hispanos de Colorado que trabajan de tiempo completo en construcción y que representan el 31 por ciento del total de obreros en este estado, según el reporte de 2015 sobre la industria de la construcción local preparado por la Universidad Estatal de Colorado.

Entre los obreros hispanos, el 75 por ciento son inmigrantes, según datos del Centro de Investigaciones y Entrenamiento en Construcción (CPWR).

“Los grandes perdedores en esta carrera de construcción en Denver han sido los obreros, que sufren de horarios de trabajo abrumadores e impredecibles, pocos beneficios y condiciones de trabajo abusivas”, declaró Leilani Clark, portavoz de la nueva campaña.

Por su parte, el concejal del Distrito 3 de Denver, Paul López, sostuvo que “la municipalidad no puede permitir una disminución en las normas de la industria de la construcción porque eso significaría permitir una disminución del nivel de vida de las familias trabajadoras en nuestra comunidad”.

“Esos obreros deberían tener las mismas oportunidades que cualquier otra persona para proveer para sus familias e ir a la universidad. Pero eso no va a suceder con los salarios mínimos que ahora reciben”, dijo López.

“No pedimos ningún tratamiento especial para ellos. Solamente pedidos que se los trate justamente y que reciban los salarios y beneficios que deben recibir. Y nos corresponde a nosotros defender sus derechos y cuidar sus espaldas porque estos obreros o trabajan en lugares públicos o trabajan para proyectos públicos”, indicó.

La campaña cuenta con el respaldo de sindicatos y organizaciones religiosas locales.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply