Un acuerdo nuclear con Irán impulsará el pacto para prohibir las pruebas atómicas

Un acuerdo nuclear con Irán impulsará el pacto para prohibir las pruebas atómicas

Viena, 26 jun (EFE).- La Organización del Tratado de Prohibición Total de Ensayos Nucleares (CTBTO, en sus siglas en inglés) espera recibir un nuevo impulso en caso de lograrse en los próximos días en Viena un acuerdo sobre el polémico programa nuclear de Irán.

En una entrevista concedida a Efe en la capital austríaca, el secretario ejecutivo del CTBTO, Lassina Zerbo, asegura que un acuerdo atómico con Irán “cambiará por completo la dinámica”.

El tratado de prohibición de pruebas nucleares, que cumple su 20 aniversario en 2016, sigue a la espera de su puesta en marcha definitiva ante la falta de ratificaciones de ocho países con importantes programas atómicos.

Estos países son Estados Unidos, China, Irán, Israel, Egipto, Pakistán, India y Corea del Norte.

“Si hay un acuerdo nuclear con Irán, entonces una ratificación del CTBTO por ese país será más relevante”, asegura Zerbo en su despacho en la sede vienesa de Naciones Unidas.

Con una eventual ratificación -señala- “Irán no estaría en la posición de desarrollar armas nucleares, la esencia del acuerdo” que se pretende alcanzar en Viena con la República Islámica.

“La comunidad internacional debe hacerle entender a Irán que el CTBTO forma parte de su propia seguridad nacional, también en el marco de su fetua (decreto religioso) que no les permite construir una bomba atómica”, explica.

“Sin embargo, me surge la pregunta: por qué no hicimos que Irán ratificara el CTBTO antes, ya que eso hubiera sido, de entrada, una garantía de que no va a desarrollar armas nucleares”, afirma Zerbo.

Una posible ratificación por Irán “crearía además confianza en toda la región (de Oriente Medio) e Israel podría ser el siguiente país en ratificar”, vaticina el responsable del CTBTO.

Hasta ahora, los expertos en política de desarme consideraban que una ratificación de Estados Unida era clave para poder avanzar hacia una ratificación completa del CTBTO.

La organización, que legalmente sigue siendo una “comisión preparatoria”, gestiona una red planetaria con 300 estaciones de medición para detectar cualquier prueba nuclear.

“Con Siria, esperamos al uso de armas químicas antes de poner en práctica la convención (que las prohíbe) y antes de desmantelar el arsenal químico de Bashar al Asad”, recuerda Zerbo.

“Espero que nadie espere a una detonación nuclear (en una situación de conflicto) antes de considerar el CTBTO. Esa es, al menos, mi esperanza”, dice el responsable de la organización, a la que pertenecen 183 países y en la que trabajan unas 400 personas.

Corea del Norte, junto a Pakistán e India uno los pocos países que ni siquiera ha firmado el tratado, realizó tres pruebas entre 2006 y 2013, todas detectadas en cuestión de minutos por el CTBTO.

Las estaciones del CTBTO, repartidas por todos los rincones del plantea, capturan cuatro tipos de datos: sísmicos, hidroacústicos, infrasonidos y radionúcleidos.

Por eso, Zerbo califica la organización y su centro de datos en Viena como “el oído, los ojos y la nariz” de la Tierra.

“Somos la nariz porque husmeamos, el ojo es el logo de nuestra organización y los oídos porque oímos todo lo que pasa en el aire y bajo tierra”, resume el geofísico oriundo de Burkina Faso.

De hecho, los datos científicos proporcionados por el CTBTO a sus países miembros sirven no sólo para registrar posibles explosiones nucleares, sino también para detectar con precisión terremotos, maremotos, tsnuamis o fugas de material radiactivo, entre otros.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply