Un estadounidense confiesa haber ayudado a financiar al EI con bitcoines

Un estadounidense confiesa haber ayudado a financiar al EI con bitcoines

Washington, 11 jun (EFEUSA).- Ali Shukri Amin, un estadounidense de 17 años, confesó hoy haber dado instrucciones a simpatizantes del Estado Islámico (EI) sobre cómo utilizar la moneda virtual bitcoin para financiar al grupo yihadista sin dejar rastro, acusaciones por las que se enfrenta a una pena máxima de 15 años de prisión.

El joven, originario de Manassas (Virginia), está también acusado de haber alentado e impulsado a Reza Niknejad, un amigo de 18 años y también residente en el estado de Virginia, a viajar a Siria para combatir en las filas del grupo yihadista en enero de 2015, informó el Departamento de Justicia en un comunicado.

Amin compareció hoy ante el tribunal federal encargado de enjuiciarlo y se declaró culpable del cargo de conspiración para proveer apoyo material y recursos al EI, calificado como organización terrorista por el Departamento de Estado.

En su declaración de culpabilidad, Amin admitió haber usado su cuenta en la red social Twitter para respaldar a quienes quieren apoyar al grupo yihadista, que ha ocupado una amplia franja de territorio de Siria e Irak para instaurar un califato y aplicar su interpretación de la sharía (ley islámica).

Además, el estadounidense reconoció haber dado instrucciones y consejos sobre cómo utilizar los bitcoines para enmascarar los fondos que querían enviarle al EI.

Este camuflaje monetario era posible porque bitcoin, que entró en funcionamiento en enero de 2009, es una criptomoneda, es decir una forma de pago que tiene en la encriptación de datos el respaldo de su valor material.

Al contrario que el dinero fiduciario, cuyo valor descansa en una moneda emitida por una autoridad monetaria, el bitcoin está desarrollado colectivamente a través de una plataforma de código abierto y sin el control de ningún organismo regulador.

“En todo el país, estamos viendo cómo el Estado Islámico usa las redes sociales para lanzar su mensaje desde el otro lado del mundo. Sus mensajes están llegando a Estados Unidos en un intento de radicalizar, reclutar e incitar a nuestros jóvenes y otros para apoyar sus causas violentas”, lamentó el fiscal general adjunto para la Seguridad Nacional, John P. Carlin, en un comunicado.

“Este caso nos sirve para llamar la atención sobre la propaganda e intentos de reclutamiento del EI, que se encuentran en las comunidades y están siendo vistos por la juventud. Este desafío requiere que los padres y la comunidad sean conscientes de la amenaza para poder detenerla”, destacó Carlin.

Varios ciudadanos estadounidenses han sido detenidos en los últimos meses por supuesto apoyo al Estado Islámico, contra el que EEUU comenzó el pasado año una ofensiva de bombardeos al frente de una coalición internacional.

El reclutamiento de ciudadanos occidentales para luchar junto al EI es una de las mayores preocupaciones de EEUU y Europa al tratarse de individuos con libertad de movimientos y que, por tanto, podrían perpetrar atentados en suelo estadounidense o europeo.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply