Protestas pacíficas tras ser absuelto un policía por la muerte de dos hombres negros desarmados

Protestas pacíficas tras ser absuelto un policía por la muerte de dos hombres negros desarmados

Washington, 23 may (EFE).- La ciudad estadounidense de Cleveland registró hoy protestas aisladas y pacíficas contra la absolución del agente de policía Michael Brelo por la muerte a tiros en 2012 de dos ciudadanos negros que iban desarmados.

Un grupo de manifestantes cortó el tráfico temporalmente en una de las vías de la ciudad y, según los medios locales, tres personas fueron detenidas, pero no se registraron altercados ni disturbios.

Los manifestantes marcharon por las calles de Cleveland gritando consignas como “No justice, no peace” (Sin justicia no hay paz), al igual que en las protestas que siguieron el año pasado a la exoneración de dos policías blancos por las muertes de los afroamericanos Michael Brown (Ferguson) y Eric Garner (Nueva York).

Algunos de los que salieron a protestar hoy también recordaron el caso, todavía en investigación, del niño negro Tamir Rice, de 12 años, a quien un policía de Cleveland mató el año pasado al confundir la pistola de juguete que llevaba el menor con un arma de verdad.

Tras un juicio de cuatro semanas, el juez John P. O’Donnell dio a conocer hoy su veredicto en el caso contra el agente Brelo, quien se enfrentaba a dos cargos de homicidio por la muerte de Timothy Russell y Malissa Williams.

El 29 de noviembre de 2012, varios agentes de la Policía de Cleveland escucharon ruidos procedentes del vehículo de Russell, creyeron que eran disparos y comenzaron una persecución.

En la persecución se involucraron más de un centenar de agentes y trece de ellos dispararon 137 veces contra el coche en el que iban Russell, de 43 años, y Williams, de 30, según la investigación.

Brelo era uno de esos agentes y, de acuerdo con los fiscales del caso, cuando el vehículo ya se había detenido y estaba rodeado él se subió al capó del coche y disparó al menos 15 veces más contra los dos ciudadanos negros, que estaban desarmados.

Expertos médicos tanto de la fiscalía como de la defensa sostuvieron durante el juicio que no han podido determinar si las víctimas ya habían fallecido cuando recibieron los disparos de Brelo.

En su veredicto, el juez argumentó que el uso de la fuerza por parte de Brelo fue “una respuesta constitucionalmente razonable” ante la percepción de una “amenaza”.

Por su parte, el Departamento de Justicia de EE.UU. y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) anunciaron tras la absolución que revisarán el caso contra Brelo y examinarán “todas las opciones legales disponibles”.

Mientras, el alcalde de Cleveland, Frank Jackson, compareció ante la prensa para pedir que las protestas por la absolución del agente sean “pacíficas” y advertir de que las acciones violentas “no serán toleradas”.

Asimismo, el jefe de la Policía de Cleveland, Calvin Williams, dijo que se mantendrá la suspensión sin sueldo que pesa sobre Brelo y que el proceso administrativo contra él y otros doce agentes involucrados en el caso continúa.

En diciembre pasado, el Departamento estadounidense de Justicia divulgó el resultado de una investigación iniciada en marzo de 2013 que concluyó con la acusación de que la Policía de Cleveland ejerce un “uso de la fuerza excesivo”.

Esa investigación detectó “un uso innecesario y excesivo de fuerza letal, incluidos tiroteos y golpes en la cabeza con armas de impacto”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply