Autoridades electorales en Arizona enfrentan críticas por colas en primarias

Autoridades electorales en Arizona enfrentan críticas por colas en primarias

Phoenix (AZ), 28 mar (EFEUSA).- La secretaria de Estado de Arizona, Michell Reagan, dijo hoy que no tendría ningún problema con que el Departamento de Justicia investigue las causas por las que los votantes tuvieron que esperar en fila por varias horas para poder votar durante las pasadas elecciones primarias.

Reagan hizo estas declaraciones después de que el alcalde de la ciudad de Phoenix, Greg Stanton, hiciera un llamado para que el Departamento de Justicia investigue lo ocurrido.

La secretaria aseguró haber tenido conocimiento previo de los planes de reducir el número de casetas en el condado Maricopa, donde se produjo el mayor número de problemas.

«Deseo haber anticipado este problema, pero nunca cuestioné esta decisión y debo de asumir esa responsabilidad», dijo Reagan hoy durante una conferencia de prensa.

Autoridades electorales en Arizona se encuentran en la mira debido a las largas líneas que se registraron el pasado 22 de marzo durante las elecciones presidenciales primarias.

Varios votantes frustrados se quejaron de haber esperado dos horas o más para poder votar, otros de no saber donde debían votar, y algunos por desconocer que los votantes independientes no eran elegibles para votar en estas elecciones.

Reagan detalló que efectivamente algunos problemas se presentaron en el estado, pero la mayoría fue en el condado Maricopa.

La directora del Departamento de Elecciones del condado Maricopa, Helen Pursell, respondió hoy a fuertes preguntas de los miembros del Comité de Elecciones de la legislatura estatal de Arizona.

La funcionaria reconoció que la decisión de reducir drásticamente el número de casetas electorales fue una de las razones de la formación de largas líneas que se mantuvieron aun unas horas después de que cerraran las urnas.

Durante las elecciones primarias presidenciales del 2008, el condado Maricopa contó con 400 casetas electorales, en el 2012 la cifra se redujo a 200 y durante las actuales elecciones sólo hubo 60.

Pursell indicó que una de las razones por la reducción es el alto porcentaje de personas que están registradas en las listas de votación temprana y que reciben sus boletas en sus hogares para luego regresarlas por correo.

La funcionaria, quien argumentó la falta de fondos estatales para financiar las elecciones, explicó que esta vez los votantes podían votar en cualquier centro de votaciones sin importar el lugar donde vivían.

Políticos demócratas en el estado han cuestionado estos cambios y se preguntaron si lo ocurrido habría afectado a los grupos minoritarios y de bajos recursos ya que algunos de los lugares implicados estaban en el oeste y sur de Phoenix donde se concentra la población latina.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply