Congresistas demócratas piden cerrar los centros de detención de inmigrantes

Congresistas demócratas piden cerrar los centros de detención de inmigrantes

Washington, 27 may (EFEUSA).- Un grupo de 136 congresistas demócratas pidió hoy el cierre los centros de detención de inmigrantes indocumentados en EEUU, que comparan con "cárceles" por el "grave" daño que infringen a las madres y niños internados.

Los legisladores hicieron esa petición en una carta dirigida al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson.

“Creemos que la única solución a este problema es poner fin al uso de la detención de la familia”, destacaron los firmantes en la misiva, que rubrican, entre otros, la número uno y el número dos demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y Steny Hoyer, respectivamente.

El congresista demócrata por Illinois Luis Gutiérrez, uno de los rostros más visibles en la lucha migratoria, y las congresistas demócratas por California Lucille Roybal-Allard y Zoe Lofgren son otros de los legisladores que firman la carta, en la que afirman que internar a niños y madres en centros de detención no solo es “perjudicial”, sino que “no refleja los valores de la nación”.

“Detener a madres y niños en instalaciones carcelarias no es la respuesta”, advierten los legisladores en su carta.

“Tenemos la oportunidad de hacer lo correcto y estamos convencidos de que el Departamento de Seguridad tiene la capacidad de honrar el compromiso de nuestra nación, tanto para la protección y el bienestar de las familias de refugiados, como para el cumplimiento de la ley y la seguridad pública”, añadieron.

La carta hace especial hincapié en los informes sobre la situación médica de los detenidos y cita los casos supuestamente desatendidos de un niño con cáncer cerebral, una madre con problemas de corazón o un niño de doce días que no había ingerido comida sólida en dos meses.

Gutiérrez indicó la semana pasada a Efe que un grupo de legisladores del Congreso tiene intención de visitar este verano a los centros de detención de Texas para examinar las condiciones en las que viven estas familias de inmigrantes indocumentados.

“Estamos tratando de coordinar un viaje en junio, pero estamos hablando de niños privados de libertad, así que debemos de actuar con rapidez”, destacó Gutiérrez, muy crítico con las condiciones de los centros de detención, muy cuestionados en los últimos meses.

La carta de los congresistas llega después de que un grupo de madres detenidas en el centro para inmigrantes de Karnes City, en Texas, protagonizaran dos huelgas de hambre durante varios días de marzo y abril para alertar de las condiciones en las que viven y exigir su liberación.

Tras llegar al poder en 2009, el presidente, Barack Obama, cerró todos los centros de detención para familias inmigrantes del país, pero la oleada de indocumentados durante el último año fiscal provocó la decisión del Gobierno de volver a usar instalaciones de este tipo para disuadir nuevas llegadas.

Según datos oficiales, más de 66.000 menores de edad no acompañados y un número similar de personas en unidades familiares cruzaron la frontera sur de EEUU durante ese periodo, huyendo la mayoría de la violencia y el narcotráfico en sus países de origen, El Salvador, Guatemala y Honduras.

En octubre pasado, una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) advirtió de que la detención de familias supone “una respuesta inadecuada” a una crisis humanitaria y dijo que la reapertura de estos centros es “un retroceso” en la política migratoria de EEUU, tras visitar el centro de Karnes City.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply