Donald Trump pone alto a su campaña para cumplir con obligación judicial

Donald Trump pone alto a su campaña para cumplir con obligación judicial

Nueva York, 17 ago (EFEUSA).- Donald Trump ocupó gran parte del lunes en los tribunales, esperando pacientemente para ver si era elegido para formar parte de un jurado, lo que le obligó a aplazar una campaña que lo está colocando a la cabeza de las encuestas.

Trump, que aspira a la candidatura presidencial del Partido Republicano, llevaba años escapándose de cumplir con una obligación que es habitual para muchos estadounidenses, pero hoy no pudo hacerlo y, como cualquier otro ciudadano, le tocó su turno.

«Es mi obligación y estoy feliz de hacerlo», declaró Trump a los periodistas en las escaleras de la Corte Suprema de Nueva York, en el centro de Manhattan, antes de ingresar a la sede judicial, en medio de decenas de periodistas.

Entró allí minutos después de las 9.00 AM (ET) y, con un descanso para el almuerzo, salió de allí cinco horas después, sin que, al final, tuviera que cumplir con la obligación del sistema judicial porque fue descartado.

La escasa actividad judicial que hay en agosto le permitió evitar una segunda jornada para cumplir con esa obligación, y al cumplir hoy con la citación que había recibido, no tendrá que comparecer de nuevo hasta dentro de seis años.

Al parecer, según medios locales, Trump llevaba varios años ignorando las citaciones para cumplir con esa obligación que habían emitido las autoridades judiciales de Nueva York.

Representantes del político dijeron que las comunicaciones fueron enviadas a una dirección equivocada, y por eso no las recibió. Por lo menos en marzo pasado tuvo que pagar una multa de 250 dólares por no concurrir a una petición para servir como jurado.

La presencia de celebridades políticas y artísticas en los tribunales de Nueva York es habitual, pero por lo general no suelen ser seleccionados para ser miembros del jurado.

Entre quienes han pasado por el mismo proceso se encuentran la cantante Madonna y los directores de cine Woody Allen y Spike Lee.

Antes de entrar a la sede judicial, en una limusina negra, Trump reconoció que «particularmente» no estaba muy interesado en que lo eligieran para servir como jurado, pero que tendría que hacerlo.

Otras personas que compartieron la espera con el magnate dijeron que parecía aburrido. A los periodistas que lo esperaban a la puerta dedicó breves declaraciones en las que comentó que había tenido la oportunidad de conocer a gente «muy interesante».

Aunque parco en sus declaraciones a los periodistas que lo esperaban, Trump aprovechó el ir y venir a la sede de la Corte Suprema para firmar autógrafos y saludar a los pocos fieles que se encontraban allí.

La concurrencia de Trump a la sede judicial le permitió poner en suspenso una campaña electoral que poco a poco está dominada por su personalidad y por polémicas declaraciones, especialmente contra los inmigrantes ilegales.

Diversas encuestas de opinión dadas a conocer en los últimos días lo sitúan como favorito para la elección interna en el Partido Republicano, a pesar de que en más de una ocasión ha reconocido que ciertos comentarios suyos pudieron ser hirientes.

En una entrevista que ofreció el domingo a la cadena NBC, afirmó que, si llega a la Casa Blanca, deportará a todos los inmigrantes ilegales. «Tienen que irse», insistió.

Comentarios parecidos le han granjeado críticas de políticos rivales y de grupos sociales, pero, a pesar de ello, sigue ganando apoyo entre los electores republicanos, de acuerdo con los sondeos.

«Las encuestas están siendo sorprendentes. Estamos hartos de políticos incompetentes y acuerdos malos», dijo Trump en uno de los mensajes por la red Twitter que difundió hoy.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply