EEUU se niega a suspender su revisión del polémico oleoducto Keystone XL

EEUU se niega a suspender su revisión del polémico oleoducto Keystone XL

Washington, 4 nov (EFEUSA).- Estados Unidos rechazó hoy la petición de la empresa canadiense TransCanada de suspender la revisión que está haciendo el Departamento de Estado sobre la posible construcción del oleoducto Keystone XL, por lo que se pronunciará próximamente sobre el polémico proyecto.

«Hemos comunicado hoy por escrito (a TransCanada) nuestra decisión de seguir con nuestra revisión» del proyecto, dijo el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, en su conferencia de prensa diaria.

TransCanada, la empresa responsable del proyecto Keystone XL, pidió este lunes al Departamento de Estado que suspendiera temporalmente la revisión que esa agencia está haciendo sobre la solicitud de la compañía para construir el oleoducto, muy criticado por organizaciones de defensa del medio ambiente en EEUU.

«No estamos obligados a pausar la revisión basándonos en la petición del solicitante; no hay ningún requisito legal para hacerlo. Y el secretario de Estado (John Kerry) cree que lo más apropiado es mantener ese proceso en pie», afirmó Kirby.

«El proceso está bastante maduro y el secretario de Estado cree que, teniendo en cuenta los enormes esfuerzos y recursos que se han puesto en él, lo más apropiado es continuar con él», añadió.

El Departamento de Estado lleva siete años analizando la solicitud de TransCanada y, según el diario Wall Street Journal, se espera que llegue al final del proceso en las próximas semanas.

Después de que Kerry emita su recomendación sobre el proyecto, la decisión final corresponderá al presidente Barack Obama, que pretende pronunciarse sobre el tema antes de abandonar el poder en enero de 2017, según confirmó este martes la Casa Blanca.

En EEUU, los legisladores republicanos consideran que la obra crearía miles de puestos de trabajo, mientras que los ecologistas la critican por sus potenciales efectos nocivos sobre el medioambiente.

Todos los aspirantes demócratas a la Presidencia de EEUU en las elecciones de 2016 se han mostrado en contra del oleoducto, y todos los republicanos que se han pronunciado hasta ahora lo respaldan.

«Ha habido y seguirá habiendo muchas opiniones sobre esto, muchas voces, y hemos hecho nuestros deberes escuchando todas esas voces», garantizó hoy Kirby.

El oleoducto transportaría unos 830.000 barriles diarios de petróleo crudo sintético y bituminoso diluido desde la provincia canadiense de Alberta a diferentes lugares de Estados Unidos, incluidas refinerías de Texas en el Golfo de México, y un centro de distribución en Oklahoma.

TransCanada quería suspender la revisión porque está esperando a que las autoridades del estado de Nebraska decidan si permiten que el oleoducto atraviese el estado en una ruta alternativa, un proceso que puede durar entre siete y doce meses.

El pasado febrero, Obama vetó un proyecto de ley que habría autorizado la construcción inmediata del oleoducto, pero lo hizo sin pronunciarse sobre los méritos del proyecto, con el argumento de que era necesario permitir que el Departamento de Estado concluyera primero su revisión.

No obstante, Obama dijo en diciembre pasado que el oleoducto solo tendría un beneficio «nominal» para los trabajadores estadounidenses y no contribuiría a un descenso de los precios de las fuentes energéticas en Estados Unidos.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply