El precandidato O’Malley promete ir más lejos que Obama en inmigración

El precandidato O’Malley promete ir más lejos que Obama en inmigración

Washington, 9 nov (EFE).- El precandidato demócrata a la Presidencia de Estados Unidos Martin O'Malley prometió que, de alcanzar la Casa Blanca, irá más lejos en inmigración que el actual mandatario, Barack Obama, con una batería de decretos para regularizar a la mayor parte de los indocumentados del país.

En una entrevista telefónica con Efe, O’Malley también se comprometió a cerrar los centros de detención para inmigrantes indocumentados que Obama clausuró tras llegar al poder en 2009, pero que reabrió el año pasado tras la oleada de indocumentados que llegó a Estados Unidos huyendo de la violencia de sus países de origen.

«Debemos recordar que nuestro símbolo como país no son los barrotes de las verjas, sino la Estatua de la Libertad», defendió O’Malley, quien ocupa el tercer lugar en las preferencias para la nominación presidencial demócrata, por detrás del senador Bernie Sanders y la exsecretaria de Estado y favorita, Hillary Clinton.

O’Malley, gobernador de Maryland entre 2007 y 2015, defendió que integrar en la economía real a los 11 millones de indocumentados que se calcula que viven en el país repercutirá de forma positiva en la economía, aumentará el ingreso medio por hogar alrededor de 250 dólares, ayudará a crear empleo y reducirá el déficit.

«Tengo la intención no solo de trabajar hasta que aprobemos una reforma integral de inmigración, sino que también tengo la intención de ir más lejos de lo que ha ido el presidente Obama en el uso de su autoridad ejecutiva», se comprometió O’Malley, en referencia a las medidas anunciadas por Obama en noviembre de 2014.

El mandatario firmó entonces una batería de decretos para regularizar a cinco millones de indocumentados, pero ahora las medidas dependen de una corte de Nueva Orleans (Luisiana) que tiene que decidir si Obama abusó de su poder y se equivocó al esquivar al Congreso, el único con poder para aprobar una reforma migratoria.

Antes de que Obama recurriera a esos decretos, un grupo de republicanos y demócratas impulsó una ley para cambiar el sistema migratorio. En junio de 2013 el Senado aprobó el proyecto, pero luego los republicanos en la Cámara de Representantes decidieron no someter a votación la ley, bloqueando la reforma migratoria.

Ese proyecto legislativo del Senado consideraba la regularización de entre 8 y 9 millones de personas, una cifra superior a los 5 millones que quería regularizar Obama y entre los que se encontraban padres indocumentados con hijos estadounidenses y residentes permanentes, así como jóvenes que llegaron a Estados Unidos siendo niños.

El demócrata también apostó por derogar una ley que impide volver a entrar en Estados Unidos durante tres años a los inmigrantes que permanecieron ilegalmente en el país durante entre 6 meses y un año, y que castiga con la imposibilidad de ingresar en Estados Unidos durante 10 años a los que residieron de forma ilegal por más de un año. EFE

bpm/hma/cmm

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply