El Supremo ve inadmisible la discriminación en el acceso a la vivienda

El Supremo ve inadmisible la discriminación en el acceso a la vivienda

Washington, 25 jun (EFEUSA).- El Tribunal Supremo dictó hoy que no se puede discriminar a nadie en el acceso a la vivienda por motivos de raza, color, religión, sexo u origen nacional.

El Supremo, máxima instancia judicial del país, emitió ese dictamen en respuesta al fallo de un tribunal inferior que concluyó que el Departamento de Vivienda y Asuntos de la Comunidad del estado de Texas era culpable de discriminación y contra el que las autoridades tejanas presentaron un recurso de apelación.

Este Departamento había sido acusado de violar la Ley de Fomento de la Vivienda Justa de 1968, promulgada en su momento para combatir la segregación racial, al conceder a promotores créditos fiscales federales que, en la práctica, dejaba fuera de zonas residenciales de blancos el desarrollo de casas para personas de bajo poder adquisitivo.

Con cinco votos a favor y cuatro en contra, los jueces del Supremo señalaron que las leyes federales se oponen a cualquier práctica aparentemente neutral que, a la postre, pueda perjudicar a la minorías, incluso si no existen pruebas de discriminación intencional.

“Mucho progreso debe lograrse aún en la continúa lucha de nuestra nación contra el aislamiento racial”, subrayó el juez Anthony Kennedy, uno de los magistrados que votó a favor de que impere la ley de 1968.

“Debemos permanecer precavidos ante las políticas de los dueños de casas por nada más que su raza”, agregó Kennedy.

La demanda contra el Departamento de Vivienda de Texas fue interpuesta en 2008 por Inclusive Communities Project (Proyecto de Comunidades Inclusivas), una organización no gubernamental con sede en la ciudad tejana de Dallas que tiene como objetivo la mejora de la integración racial y socioeconómica.

El fallo del Supremo supone una victoria para el Gobierno del presidente Barack Obama y los grupos defensores de los derechos civiles, quienes temían un fallo opuesto influido por los magistrados más conservadores del Supremo.

Por contra, supone una derrota para aseguradoras, bancos y otras compañías que argumentan que ese tipo de demandas no se permiten de manera explícita en virtud de la Ley de Fomento de la Vivienda Justa.

Tras conocerse el dictamen judicial, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, afirmó que “esta decisión refleja la realidad, de que la discriminación a menudo no solo opera de forma explícita, pero bajo formas más ocultas”.

Además, precisó Earnest en referencia a la ley de 1968, la decisión de los jueces “conserva un método importante de larga data para desafiar y eliminar esas prácticas y continuar el trabajo para poner fin a la discriminación en materia de vivienda”.

El secretario estadounidense de Vivienda, Julián castro, también se felicitó por el fallo del Supremo, que describió como “otro importante paso en la largar marcha hacia el cumplimiento de los ideales fundacionales de nuestra nación: igualdad de oportunidades para todos los americanos”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply