Indocumentada cumple 15 meses refugiada en iglesia para evitar deportación

Indocumentada cumple 15 meses refugiada en iglesia para evitar deportación

Tucson (AZ), 6 nov (EFEUSA).- El amor por sus hijos y su fe cristiana es lo que le da fuerzas a la indocumentada Rosa Robles para permanecer refugiada desde hace 15 meses en una iglesia en Tucson, Arizona, para evitar su deportación.

«Es difícil, algunos días son más difíciles que otros, sobre todo cuando tengo que despedirme de mis hijos y yo tener que quedarme aquí en la iglesia», manifestó a Efe Robles.

Después de agotar todos los recursos, la inmigrante indocumentada de origen mexicano y madre de dos hijos entró en santuario en la Iglesia Presbiteriana del Sur de Tucson el 7 de agosto del 2014.

«La verdad nunca esperamos que fuera a durar tanto tiempo, pensé que mi caso si podría solucionar en dos o tres meses», agregó.

La mexicana confesó que los últimos meses han sido especialmente difíciles para su familia.

«Se dicen muy fácil 15 meses, pero la verdad es que no lo son, yo veo la preocupación en mis hijos, ellos quieren que esté nuevamente con ellos, están cansados de estas solos», relató.

Durante todo este tiempo, la mujer, de 42 años de edad, quien trabajaba limpiando casas para ayudar a su familia, ha tenido que soportar el vivir a «medio tiempo» con su familia.

Por ello, dijo, disfruta cada momento que tiene con sus hijos y su esposo cuando la visitan en la iglesia.

«Es difícil saber que nuevamente viene el Día de Acción de Gracias, las fiestas de Navidad, de Fin de Año y yo sigo aquí», manifestó.

Robles fue «víctima» de la implementación de la ley estatal SB1070 en Arizona. En el 2010 después de ser detenida por una infracción de tráfico y por no tener una licencia de conducir fue entregada a inmigración que inició así un proceso de deportación en su contra.

Su caso se encuentra en un limbo a manos de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

La agencia federal le ha dicho que puede dejar la iglesia el día que ella quiera, pero hasta el momento siguen negado su petición de otorgarle un permiso de estancia en el país mientras se resuelve su caso.

Margo Cowan, abogada que representa a la inmigrante indocumentada dijo a efe que esto significa que en cualquier momento que Robles deje la iglesia puede ser detenida y deportada a México.

Varios son los casos de otros indocumentados en Arizona y en otros estados en el país que han pedido santuario. La gran mayoría de estos casos se han solucionado favorablemente para el inmigrante en cuestión de un par de meses.

El pasado mes de julio en Denver, Colorado, el inmigrante Arturo Hernández salió de santuario tras nueve meses de refugio al recibir una carta por parte de las autoridades migratorias donde calificaron su deportación como de «baja prioridad».

El pasado mes de agosto y tras solo permanecer dos semanas refugiada la inmigrante indocumentada salvadoreña, Claudia Mariela Jurada, abandonó el santuario en la iglesia Católica Nuestra Señora de las Américas en Lilburn, Georgia.

Se desconoce si logró algún acuerdo con las autoridades migratorias.

No obstante, Rosa Robles aseguró que permanecerá en santuario hasta que se solucione su caso y al parecer ella es la única indocumentada que aún permanece en santuario en el país.

«Es difícil, pero todo lo hago por mis hijos, para nosotros no hay ningún futuro de regreso a México», aseguró Robles.

Actualmente, como parte de una intensa campaña para apoyar el caso de Robles, varios congresistas y organizaciones proinmigrantes a nivel nacional han intervenido para hablar a su favor ante ICE.

Según la abogada Cowan, el caso de Robles refleja el limbo político que se vive en Washington sobre el tema migratoria, ya que al parecer nadie quiere tomar la batuta para tomar decisiones que solucionen las fallidas políticas que han resultado en la separación de familias y miles de deportaciones.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply