Jornada de elecciones locales marcada por baja presencia de latinos en urnas

Jornada de elecciones locales marcada por baja presencia de latinos en urnas

Chicago (IL), 4 nov (EFEUSA).- Las elecciones locales de este martes volvieron a dejar en evidencia la baja presencia de latinos tanto en las urnas como en las papeletas, así como dejó afuera a los pocos candidatos como Adrián García quien fue derrotado en la contienda por la Alcaldía de Houston, Texas.

García, un hijo de inmigrantes mexicanos que hasta mayo fue el alguacil del condado Harris, llegó como uno de los favoritos a la llamada elección «off year», que atrae menos votantes porque no incluye candidatos presidenciales o federales.

A pesar de ello quedó fuera de la segunda vuelta, que será disputada entre el demócrata Sylvester Turner, quien obtuvo el 32 % de los votos, y el republicano Bill King con 25 %.

Según analistas, los antecedentes de García en materia de deportaciones cuando era alguacil, no habrían sido bien vistos por la comunidad que solamente lo votó en un 17 %.

En otras ciudades con un alto porcentaje de población hispana que eligieron a sus alcaldes no hubo candidatos latinos, como es el caso de Orlando en Florida, Charlotte en Carolina del Norte y Tucson en Arizona.

Se estima que en Houston votaron unos 300.000 latinos, más del doble de lo esperado, pero en opinión de Felipe Benítez, de la organización Mi Familia Vota, la percepción general es que el voto latino «fue menor de lo esperado, en todos lados».

Benítez destacó en una entrevista con Efe que aunque no hubo elecciones en todo el país, la baja asistencia a las urnas era igualmente «una llamada de atención importante para todos».

El activista explicó que para las organizaciones que promueven la participación latina en la política de Estados Unidos, los próximos doce meses antes de la elección presidencial serán muy intensos.

«La comunidad tiene que entender que todas las elecciones tienen consecuencia y que no debe dejarse vencer por la desidia y la apatía», agregó.

Otra muestra de baja participación se dio en el condado Suffolk, en el estado de Nueva York, donde el Distrito 9 tiene más de 30.000 votantes registrados, no obstante solamente sufragaron 3.798 personas, de las cuales un poco más de la mitad reeligió a Mónica Martínez para representar a los pueblos de Brentwood, Central Islip y North Bayshore.

Oscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas, aclaró que estas elecciones locales se ubican en una tendencia que se ha venido manifestando a lo largo de las últimas tres décadas, y de manera especial en los últimos diez años.

«Ante un sistema político percibido por la mayoría de los votantes como incapaz de producir cambios reales, los votantes simplemente deciden ausentarse», dijo a Efe.

Chacón opinó que en estas elecciones el más perjudicado es el Partido Demócrata, que no ha podido «transformarse en una fuerza política verdaderamente novedosa», y enfrentaría un futuro «nada bueno» en 2016.

En cambio, el Partido Republicano se fortaleció como el partido político dominante «cada vez más dominado por la fracción más extremista», afirmó.

Gustavo Torres, director ejecutivo de Casa en Acción, estimó que en general la concurrencia a las urnas fue entre 25 y 30 por ciento, lo que favorecería la estrategia republicana de dominar el voto conservador.

Sin embargo, para este grupo que apoya a candidatos proinmigrantes y progresistas, la elección ayer del demócrata Jeremy McPike como senador del Distrito 29 en el estado de Virginia, fue «una victoria extraordinaria».

Torres dijo a Efe que realizaron una movilización masiva en el área norte de Virginia, pegada a Washington, y el resultado «fue mayor de lo esperado» a favor de un candidato que apoya a los inmigrantes, la educación bilingüe, la licencia de conducir para indocumentados y un aumento en el salario mínimo.

La organización People for the American Way, de Washington, señaló hoy en un comunicado que el voto latino fue muy importante para la victoria de McPike, y una muestra del fracaso de «la retórica tóxica» de los precandidatos republicanos Donald Trump, Ted Cruz, Jeb Bush y Marco Rubio.

Eric Rodríguez, del Consejo Nacional de La Raza, no se sorprendió con la baja participación y dijo que las elecciones volvieron a mostrar que los latinos «salen a votar por los candidatos que los incluyen en sus estrategias» y tienen un mensaje fuerte sobre cómo piensan mejorar sus vidas.

A su vez, el director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos (NALEO), Arturo Vargas, consideró que el electorado latino tuvo «una influencia crítica» este martes en el apoyo a candidatos de ambos partidos, y afirmó que será «determinante» en la disputa de la Casa Blanca.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply