Obama abre larga gira centrada en Siria, refugiados, TPP y tensión con China

Obama abre larga gira centrada en Siria, refugiados, TPP y tensión con China

Washington, 14 nov (EFEUSA).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, parte hoy a una larga gira de nueve días por Turquía, Filipinas y Malasia en la que pretende lograr progresos sobre la guerra en Siria, la crisis "global" de refugiados, el recién cerrado acuerdo comercial TPP y las tensiones marítimas con China.

Además, Obama prevé mantener en las distintas etapas del viaje varias reuniones bilaterales con otros líderes, entre ellos el nuevo primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Antes de su partida, el presiente estadounidense convocó a una reunión de su Consejo de Seguridad Nacional para analizar la situación tras los ataques terroristas perpetrados este viernes en París, que causaron al menos 127 muertos y centenares de heridos.

La Casa Blanca informó de que el motivo de la reunión es «revisar los últimos datos de inteligencia relacionados con los ataques en París» antes de partir a la gira por Turquía, Filipinas y Malasia.

La agenda oficial de Obama comenzará el domingo con una reunión con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, para abordar, entre otros asuntos, el conflicto sirio y la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

A continuación, Obama asistirá a la cumbre del G20 (las 20 mayores economías del mundo) en la ciudad costera turca de Antalya, en la que se espera que la atención esté centrada en los atentados de París y en el combate al grupo yihadista EI, que se ha atribuido la autoría de los atentados.

También tiene previsto celebrar encuentros con los líderes de Alemania, el Reino Unido e Italia para dialogar sobre la campaña militar internacional contra el EI y la situación en Ucrania.

Obama tenía también programada una reunión con el presidente francés, François Hollande, pero este suspendió su participación en la cumbre del G20 debido a los atentados de anoche.

Además del terrorismo yihadista, la guerra en Siria será uno de los protagonistas de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G20, principalmente porque desde hoy están reunidos de nuevo en Viena más de una docena de países de Europa y Oriente Medio, liderados por Rusia y EE.UU., para buscar un fin negociado a ese conflicto.

La postura de Obama sigue siendo que el presidente sirio, Bachar al Asad, debe dejar el poder durante el proceso de transición hacia la paz, algo que rechazan Rusia e Irán, los principales aliados del régimen.

La principal asesora de seguridad de la Casa Blanca, Susan Rice, anticipó el jueves que no está prevista una reunión bilateral entre Obama y el presidente ruso, Vladimir Putin, en el marco del G20 al estilo de la que celebraron en Nueva York en septiembre pasado, pero pronosticó que tendrán oportunidades de verse y dialogar.

Tampoco ha informado la Casa Blanca de una posible reunión de Obama con el mandatario chino, Xi Jinping, con quien coincidirá en Turquía y después en Filipinas en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

El Gobierno chino ha enfatizado en que sus conflictos territoriales en el Mar del Sur de China y el Mar del Este de China no estarán en su agenda durante las cumbres del G20, el APEC y la de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) que acogerá Malasia.

Pero Obama, que intervendrá en esas tres cumbres, sí pretende hablar de «la importancia de garantizar que el Mar del Sur de China permanece abierto al libre comercio y la libertad de navegación», según dijo este viernes su portavoz, Josh Earnest.

Esta misma semana, dos bombarderos B-52 de las Fuerzas Armadas estadounidenses volaron cerca de un grupo de islas artificiales construidas por China en el Mar del Sur de China, donde la potencia asiática mantiene disputas territoriales con sus vecinos regionales.

Obama aterrizará en Manila el martes, 18 de noviembre, para la cumbre del APEC, que estará protagonizada por el reciente cierre del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), un objetivo prioritario del mandatario dentro de su política de profundizar la presencia estadounidense en Asia para hacer contrapeso a China.

El asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, enfatizó esta semana la presencia de Colombia en esta cumbre como país invitado representada por su presidente, Juan Manuel Santos.

Según Rhodes, esa participación de Colombia es «muy importante», particularmente en un momento en el que ese país está «haciendo grandes progresos» económicos y en el proceso de paz con la guerrilla de las FARC.

Durante su estancia en Manila, Obama tendrá al menos cuatro reuniones bilaterales: con el canadiense Trudeau, los primeros ministros de Japón, Shinzo Abe, y de Australia, Malcolm Turnbull; y el presidente filipino, Benigno Aquino.

En Malasia, país que Obama visitó en abril de 2014, el mandatario participará en la cumbre anual de Asean y visitará un centro de refugiados.

Con la decisión de visitar ese centro en Malasia, Obama pretende enfatizar en que el asunto de los refugiados es «un desafío global» y hablar de la «responsabilidad» compartida al respecto, de acuerdo con Rhodes.

El propósito anunciado por el Gobierno de Obama en septiembre pasado es acoger a lo largo de 2016 hasta 85.000 refugiados de todo el mundo, en lugar de los 70.000 actuales, y situarse en los 100.000 para 2017.

Obama también tiene programadas en Kuala Lumpur reuniones con los mandatarios de Laos y Birmania, país donde acaba de ganar las elecciones el partido de la líder opositora y nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, así como asistir a un foro con jóvenes asiáticos.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply