Obama defiende su reforma sanitaria a la espera de fallo judicial clave

Obama defiende su reforma sanitaria a la espera de fallo judicial clave

Washington, 9 jun (EFEUSA).- El presidente Barack Obama defendió hoy su reforma sanitaria y cuestionó a los críticos que "ignoran obstinadamente" sus beneficios, a la espera de que el Tribunal Supremo emita este mes un fallo para anular o dejar intacta una de las partes clave de esa ley.

La reforma, tras “décadas de intentos”, es hoy “una realidad” y “hay resultados que podemos calcular”, como “el número de familias recién aseguradas, el número de vidas salvadas”, destacó Obama en un discurso ante la Conferencia de Asociaciones de Hospitales Católicos en un hotel de Washington.

“Entiendo que la gente estuviera escéptica o preocupada antes de que se aprobara la ley y cuando no había ninguna realidad para examinar. Pero ahora que podemos ver que millones de personas tienen atención sanitaria (…), creería que es momento de seguir hacia adelante”, reflexionó.

La llamada Ley de Cuidado Asequible de la Salud (ACA, en inglés), promulgada en 2010, busca extender la cobertura médica a toda la población y establece la obligatoriedad de adquirir un seguro, su parte más controvertida y duramente cuestionada por la oposición republicana.

El Tribunal Supremo salvó en 2012 la reforma, considerada el mayor logro en política nacional de Obama, con un fallo en el que avaló su constitucionalidad, pero en noviembre pasado anunció su decisión de aceptar una demanda contra los subsidios federales para comprar seguros médicos, una pieza clave de la ley.

El fallo al respecto se espera para este mes y, si el Supremo se pronuncia a favor de los demandantes, cuatro residentes del estado de Virginia, la reforma sanitaria, apodada “Obamacare” por sus detractores, sufriría un duro golpe.

Lo que deben decidir los nueve jueces del Supremo es sin son legales los subsidios que el Gobierno federal otorga a personas de bajos y medios ingresos en al menos 34 estados para poder comprar un seguro médico.

Los demandantes argumentan que la ley establece textualmente que esos subsidios solo pueden ofrecerse en los llamados “intercambios” de seguros ofrecidos “por cada estado”, no en los que gestiona el Gobierno federal, que son mayoría.

Si el Supremo declara que los subsidios federales no son legales, millones de personas que actualmente los reciben los perderían y eso generaría un aumento en el precio de los seguros, lo que, en la práctica, pondrían en peligro a la propia reforma sanitaria, según los expertos.

En marzo pasado, durante la presentación de los argumentos en el alto tribunal, los cuatro magistrados más progresistas defendieron la legalidad de los subsidios, pero para que su opinión prevalezca necesitan al menos el apoyo de un juez más.

Desde Alemania, donde asistió a la cumbre del G7, Obama se mostró este lunes confiado en que el Supremo emitirá un fallo favorable a dejar intactos los subsidios federales para comprar seguros médicos.

El presidente se declaró “optimista” y dijo que debería ser un fallo “fácil” para la máxima instancia judicial del país, puesto que, a su juicio, el caso contra esos subsidios “ni siquiera debería haber sido aceptado” por la máxima instancia judicial del país.

Los republicanos han intentado decenas de veces eliminar la ley sanitaria en el Congreso, donde tienen mayoría en ambas cámaras desde enero, aunque sin éxito, y hoy varios de ellos volvieron a criticar a Obama por su defensa de que la reforma está funcionando.

“Tan pronto como el presidente Obama se enfrente con la realidad, antes podremos trabajar juntos para reemplazar el miedo y la angustia de Obamacare con la esperanza y la promesa de una verdadera reforma de salud”, sostuvo el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply