Preso Oscar López participará simbólicamente en acto en Universidad de Puerto Rico

Preso Oscar López participará simbólicamente en acto en Universidad de Puerto Rico

San Juan, 13 nov (EFEUSA).- El puertorriqueño Oscar López Rivera, quien lleva 34 años en prisiones de los EE.UU. tras haber sido encontrado culpable de conspiración sediciosa contra el Gobierno de Washington, participará simbólicamente de una lección magistral en una universidad de la isla el próximo día 24.

El rector del Campus de Cayey de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Mario Medina Cabán, detalló en un escueto comunicado de prensa que Clarisa López, hija del preso independentista, leerá la lección magistral de su progenitor en el teatro del mencionado centro educativo.

Esta oportunidad se logró luego de que en enero pasado el Senado Académico de la UPR emitiera una resolución con el fin de distinguir académicamente a López como un acto de solidaridad y reclamo de liberación del prisionero de 72 años.

La invitación a la actividad dice además que el Coro de la UPR de Cayey interpretará el tema «Latinoamérica», del grupo puertorriqueño Calle 13.

López Rivera, de 72 años de edad, lleva 34 años en prisiones de los EE.UU. tras haber sido encontrado culpable de conspiración sediciosa por su relación con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) que luchaba por la independencia de Puerto Rico.

Considerado en Puerto Rico por algunos sectores un prisionero de carácter político, López Rivera fue condenado en 1981 a 55 años de cárcel por conspiración sediciosa para derrocar al Gobierno de EE.UU. en la isla y en 1991 fue condenado a otros 15 años de prisión por un intento de fuga.

Vinculado con las FALN, que surgieron en EE.UU. para luchar por la independencia de Puerto Rico, López Rivera cumple ahora su condena en la cárcel federal Terre Haute, en el estado de Indiana.

En 1999 el entonces presidente de EE.UU., Bill Clinton, conmutó las sentencias de once de los acusados en este caso de las FALN, luego de que cumplieran entre 16 y 20 años de cárcel, al considerar que las sentencias eran muy largas.

A esa agrupación que operó desde Chicago en los años ochenta se le atribuye la organización de más de un centenar de ataques con explosivos en territorio estadounidense y la muerte de cuatro personas.

Clinton también le ofreció el indulto a López Rivera pero este, que nunca ha sido acusado de tener relación con los citados ataques de las FALN, se negó a aceptarlo si no se hacía extensivo también a otros presos encarcelados por circunstancias similares. jm/arm

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply