Sindicato logra acuerdo con autoridades de California por muerte campesinos

Sindicato logra acuerdo con autoridades de California por muerte campesinos

Los Ángeles, 11 jun (EFEUSA).- El sindicato Unión de Campesinos (UFW, en inglés) alcanzó hoy un acuerdo con el Gobierno de California que zanja dos demandas por muertes de trabajadores afectados por el exceso de calor en los campos de cultivo de este estado.

La principal organización sindical de campesinos del país dio a conocer el acuerdo logrado con la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de California (Cal/OSHA), mediante el cual la entidad se comprometió a completar más rápidamente inspecciones motivadas por denuncias, entre otros aspectos.

Asimismo, el organismo tomará acciones más efectivas contra empresas que repetidamente violen las normas de protección contra el calor de los trabajadores.

“Es algo importantísimo, es un avance tremendo. Desde cuando tuvimos las primeras reglas en el 2005, hemos visto que han muerto 26 trabajadores del campo por insolación”, dijo hoy en entrevista con Efe Arturo Rodríguez, presidente de la UFW.

“Queríamos buscar la manera de asegurar que no habrán más vidas perdidas por parte de las mujeres y los hombres que siempre están haciendo sacrificios tremendos nada más que para trabajar en el campo”, manifestó el activista.

Como parte del arreglo, durante los períodos de máximo calor todos los inspectores estatales de seguridad laboral de California centrarán su atención de manera especial en lugares de trabajo al aire libre, incluyendo los campos agrícolas.

Igualmente, tanto la UFW como la Fundación Unión de Campesinos reportarán a Cal/OSHA y hará seguimiento de las posibles violaciones a las regulaciones sobre el trabajo bajo altas condiciones de calor, además de obtener claras guías de cómo responder de parte de la agencia.

“Tengo fe en la Unión porque está yendo a muchas partes y están haciendo que se cumplan las cosas, y gracias a Dios ya las cosas están mejor”, dijo a Efe Juan Cruz Hernández, cuyo hermano Constantino Cruz falleció por exceso de calor en el año 2004.

Mauricia Caldillo, una mexicana que lleva más de 25 años trabajando en los cultivos, se siente “mejor y muy contenta con esta situación bajo esta nueva ley nueva”, según reconoció.

“Teníamos una sombra que no era aprobada por ley, era una lona y estaba más caliente que la temperatura en el campo”, explicó esta trabajadora de los viñedos sobre las medidas que algunos empleadores toman para enfrentar los peligros del calor.

Las auditorías internas realizadas a Cal/OSHA sobre cumplimiento de las leyes sobre protección del contra el calor de los trabajadores, determinarán claramente si se han hecho investigaciones oportunas ante las denuncias y si los inspectores están respondiendo a las quejas, entre otros puntos.

Para Brad Phillips, un abogado que representa a las cinco familias que presentaron las demandas, el acuerdo anunciado hoy es un paso sólido para continuar previniendo los riesgos de trabajar al aire libre, bajo temperaturas que en ocasiones sobrepasan los 100 grados Fahrenheit.

“Este acuerdo, en general, hará que los trabajadores agrícolas estén más seguros. Esa es nuestra esperanza y en la esperanza del estado”, dijo Phillips

Según recalcó Rodríguez, en un proyecto piloto que forma parte del arreglo, se contempla que los investigadores puedan tomar declaraciones formales de los trabajadores en los campos durante inspecciones de protección contra el exceso de calor.

Esas declaraciones podrán ser usadas luego en audiencias, cuando los empleadores respondan a las denuncias y los trabajadores inmigrantes ya no se encuentren disponibles en la empresa o en el área.

Según registros estatales, entre los años 2005 y 2013 han muerto 14 trabajadores a causa de enfermedades relacionadas con exceso de calor, aunque la Unión de Campesinos asegura que desde el año 2004, cuando empezaron los primeros esfuerzos para regular este tema, han fallecido cerca de 30 trabajadores.

En mayo de 2008, María Isabel Vásquez Jiménez una joven mexicana de 17 años que estaba embarazada, sufrió un colapso por exceso de calor en los campos de cultivo y días después murió.

“No es aceptable que estas personas que están dándonos los frutos y los vegetales que necesitamos para vivir sigan muriendo”, concluyó Rodríguez.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply