Un republicano arrepentido se suma a la carrera demócrata por la Presidencia

Un republicano arrepentido se suma a la carrera demócrata por la Presidencia

Washington, 3 jun (EFEUSA).- Lincoln Chafee, un republicano que se pasó hace dos años al Partido Demócrata, anunció hoy su candidatura a las elecciones presidenciales de 2016 con un discurso progresista en el que propuso menor presencia militar en el mundo.

Chafee, de 62 años, exsenador y exgobernador del pequeño estado de Rhode Island, presentó su candidatura demócrata en un modesto evento con estudiantes de relaciones internacionales de la Universidad George Mason (Arlington, Virginia) sin la pompa, banderas o himnos de otros aspirantes.

“Me gustan los desafíos y, desde luego, Estados Unidos se enfrenta a muchos. Quiero anunciar formalmente mi intenciones de participar en la carrera por la nominación presidencial demócrata”, afirmó el candidato.

Perdonar a Edward Snowden, exanalista externo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que reveló programas de espionaje electrónico, o imponer en Estados Unidos el sistema métrico fueron algunas de las propuestas más radicales de su programa.

El exgobernador, que inició su carrera política en 1999 en el Senado estadounidense como republicano, también propuso un camino a la ciudadanía para inmigrantes indocumentados, poner fin al intervencionismo estadounidense y mejorar las relaciones con Venezuela, Bolivia y Ecuador, entre otras cosas.

El nuevo candidato se suma a la campaña por las primarias demócratas, en las que ya están inmersos la exsecretaria de Estado Hillary Clinton (la favorita en las encuestas), el exgobernador Martin O’Malley y el senador independiente Bernie Sanders.

Chafee recordó hoy, en su breve discurso con el que oficializó su candidatura presidencial, un episodio que le hizo famoso: su oposición en solitario contra George W. Bush en las filas republicanas.

En octubre de 2012, este hijo de uno de los miembros del equipo del conservador Richard Nixon fue el único senador republicano que votó en contra de la guerra de Irak.

“Aprendí en los primeros meses de la Administración de Bush y (Dick) Cheney -vicepresidente- a no fiarme de ellos”, aseguró hoy, para recordar que Hillary Clinton, su principal contrincante, votó a favor de la intervención.

Chafee aseguró que, si llega a la Presidencia, se asegurará de que se prohíbe la concesión de embajadas a donantes políticos y evitar así un conflicto de intereses en el Departamento de Estado.

Clinton está siendo criticada porque la fundación homónima que gestionaba con su marido, el expresidente Bill Clinton, recibió dinero de donantes extranjeros que posteriormente se beneficiaron en decisiones del Departamento de Estado, aunque la relación directa no ha sido probada.

Chafee formalizó su candidatura con un discurso progresista, en el que propuso poner fin a los ataques con drones en el extranjero o prohibir la pena de muerte a nivel federal.

Asimismo, propuso un cambio en la estrategia antidrogas de Estados Unidos en Latinoamérica, que aseguró que no está funcionando.

En este sentido, propuso políticas “con mentalidad abierta” y halagó a Uruguay por legalizar el consumo de marihuana y reducir de ese modo la criminalidad asociada a esa droga.

“Es hora de que Estados Unidos lidere con responsabilidad”, aseguró el candidato, que fue asesor de campaña del presidente, Barack Obama, en 2012 y fue persuadido para pasarse al Partido Demócrata por Martin O’Malley, uno de sus rivales para hacerse con la nominación presidencial de esa formación política.

No obstante, Chafee no cuenta con el apoyo financiero de sus rivales en el bando demócrata, y una encuesta de abril de la CNN le daba un apoyo entre demócratas e independientes del 1%.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply