Latinos entre mayores usuarios de línea telefónica contra violencia doméstica

Latinos entre mayores usuarios de línea telefónica contra violencia doméstica

Chicago (IL), 12 nov (EFEUSA).- El 18% de los casi 275.000 pedidos de auxilio que se recibieron el año pasado en la Línea Nacional contra la Violencia Doméstica proceden de mujeres u hombres hispanos, un porcentaje elevado, según confirmaron a Efe representantes de este servicio.

Maribel Bruno, portavoz de la línea que tiene su base nacional en Austin (Texas), informó hoy a Efe que la cifra corresponde a llamadas de mujeres víctimas de abusos en busca de ayuda «real y directa», así como también de hombres que «buscan ayuda para terminar con el abuso».

Los hispanos constituyen el 17% de la población del país, y según un estudio reciente de Caridades Católicas, integran uno de los grupos culturales donde las palizas, insultos y amenazas serían «aceptables» en el país de origen.

En EEUU, los abusos, que pueden ser físicos, emocionales, económicos y hasta de acoso cibernético, son catalogados en general como violencia entre parejas, aunque también existen denuncias de maltrato intrafamiliar de padres e hijos y hacia los abuelos.

Según Bruno, el abuso más común entre los indocumentados es el financiero, «porque las mujeres no pueden escapar del ciclo por no tener capacidad para sostenerse por sí mismas».

Un estudio de la organización Mujeres Latinas en Acción, de Chicago, indica que una de cada doce mujeres latinas ha experimentado violencia doméstica en los últimos doce meses.

Sostiene además que las mujeres inmigrantes casadas tienen más posibilidades de sufrir abusos que las solteras, en particular durante el período de embarazo, con la particularidad de que recurren menos a la policía y prefieren acudir a sus amigas, familias o vecinos en busca de ayuda.

El estudio «Cuando Llamo por Ayuda», de Caridades Católicas, indica que no hay cifras concluyentes que muestren que la violencia doméstica ocurra con mayor regularidad en determinadas poblaciones raciales, étnicas o religiosas.

Sin embargo, señala que los que trabajan con las víctimas (que en un 85 % son mujeres) enfrentan retos únicos para asistir a algunos grupos culturales donde se considera, entre otras cosas, que el acto de buscar ayuda fuera de la familia o del grupo cultural es algo «vergonzoso».

«(La víctima) quisiera mostrar una buena cara a la comunidad y no atraer atención al comportamiento negativo», según el estudio.

La Línea Nacional contra la Violencia Doméstica (1-800-799-7233) recibe llamados gratuitos durante las 24 horas, siete días por semana, que luego son canalizados a 4.500 organizaciones que funcionan en todo el país para brindar ayuda de emergencia, refugio, asesoría legal o asistencia económica.

«La línea ofrece herramientas de seguridad personal y apoyo inmediato en más de 200 idiomas a las víctimas, sobrevivientes y a sus seres queridos», dijo Bruno, quien agregó que las llamadas provienen de las víctimas, familiares, amigos, vecinos o compañeros de trabajo.

El trabajo de la línea, que comenzó en 1996 como un componente de la Ley de Violencia contra las Mujeres (WAVA), se financia con donaciones de individuos, corporaciones, fundaciones y fondos locales.

Bruno informó que recientemente se emitió un nuevo anuncio de servicio público, en inglés y español, para concienciar sobre el tema de la violencia doméstica e informar a las víctimas y sobrevivientes sobre los recursos disponibles.

Este tipo de anuncio no se realizó durante diez años porque la línea no contaba la infraestructura necesaria para responder al esperado mayor número de llamadas y chats en internet que generaría el spot.

«Hoy estamos mejor equipados para manejar el aumento del volumen de llamadas, que hasta finales de septiembre fueron casi 82.400 más que el año pasado», adelantó la portavoz.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply