Pentágono mata en Irak a un miembro del EI vinculado al atentado de Bengasi

Pentágono mata en Irak a un miembro del EI vinculado al atentado de Bengasi

Washington, 22 jun (EFEUSA).- El Pentágono anunció hoy que uno de sus ataques aéreos mató la semana pasada en Irak a un combatiente del grupo yihadista Estado Islámico (EI) que estaba vinculado al atentado de 2012 contra el consulado de EE.UU. en Bengasi (Libia), en el que murió el embajador estadounidense y otras tres personas.

El ataque aéreo se produjo el pasado 15 de junio en Mosul (Irak) y mató a Ali Awni Al Harzi, un ciudadano tunecino que era una “persona de interés” en la investigación sobre el atentado en Bengasi, informó el Departamento de Defensa en un comunicado.

La expresión “persona de interés” se utiliza normalmente para referirse a un sospechoso de un crimen, aunque también puede emplearse para alguien que pueda aportar datos de interés para la investigación.

“La muerte (de Al Harzi) degrada la capacidad del EI para integrar a los yihadistas norteafricanos en el combate en Siria e Irak y elimina a un yihadista con importantes lazos con el terrorismo internacional”, señaló en la nota un portavoz del Pentágono, el coronel Steve Warren.

En abril pasado, el Departamento de Estado añadió a Al Harzi a su lista de terroristas globales, lo que congelaba todos sus posibles activos financieros bajo jurisdicción estadounidense.

El atentado contra el consulado en Bengasi se produjo el 11 de septiembre en 2012, cuando un grupo armado asaltó ese edificio y mató al embajador en Libia, Chris Stevens, y a otros tres funcionarios norteamericanos.

El Gobierno sospecha que Al Harzi tuvo un rol en ese ataque, según dijo al diario Washington Post un funcionario de inteligencia estadounidense, que pidió el anonimato y no dio más detalles.

Desde que se produjo el atentado de Bengasi, el Gobierno ha tenido dificultades para encontrar y procesar a los responsables del suceso, que supuso el primer asesinato de un embajador estadounidense en activo desde 1979.

En junio de 2014, el Gobierno logró capturar al principal sospechoso del atentado, Ahmed Abu Jatala, y trasladarlo para ser juzgado en Washington, donde se declaró no culpable de los tres cargos que se le imputaban.

El ataque en Bengasi, que se produjo en el undécimo aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, se convirtió en una herramienta política para los republicanos, que aún cuestionan la respuesta al incidente del Gobierno de Barack Obama.

El congresista demócrata Adam Schiff, que pertenece al Comité de Inteligencia de la Cámara baja, dijo hoy en un comunicado que Al Harzi era responsable de “planear cientos de ataques suicidas en todo el mundo”, y uno de los primeros combatientes extranjeros que se unieron al EI.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply